Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Vivió como vagabundo por meses para salvar la vida de cerca de 100 escolares

Estuvo sin afeitarse, sin lavarse, sin comer durante días y orinándose encima para cumplir su misión.

Tom Marcus recuerda con nostalgia los días en que su trabajo era un misterio para su familia y amigos. Realizaba labores heroicas pero tenía prohibido contarlo, por lo que a diferencia del común de las personas, le era imposible hablar sobre su día a día.

Para evitar que le hicieran preguntas, inventó que tenía un trabajo tan aburrido como monótono: chofer de un ministro de estado. Pero lo cierto es que era un agente británico que en una de sus misiones tuvo que vivir como vagabundo en las calles del Norte de Londres para salvar la vida de cerca de 100 escolares, consigna Playground. 

Marcus estuvo sin afeitarse, sin lavarse, sin comer durante días y orinándose encima -para conseguir mal olor y porque muchas veces no podía moverse de su posición- para cumplir con la misión.

shutterstock_562418566

“Recuerdo sobre todo la indiferencia de las personas que pasaban ante mí. Pero eso no me afectó, yo tenía una misión: vigilar a mi objetivo y evitar que llevara a cabo la explosión de dos autobuses repletos de niños”, explicó el exespía en una entrevista con la BBC, donde se presentó con el nombre ficticio que aparece en esta nota.

En la operación, realizada hace dos años, justo antes de volver a la vida de civil, su objetivo era un hombre que acudía asiduamente a una mezquita y que se sabía cometería un atentado terrorista contra dos autobuses escolares. Durante meses, Marcus permaneció inmóvil, a pocos metros del edificio religioso para seguir cada uno de los pasos de su objetivo.

shutterstock_559000042

El día en cuestión, después de meses de trabajo, el agente se fijó en que su objetivo tenía la frente morada, lo que le indicó su nervisismo por la intensidad del rezo en los últimos días y advirtió que el atentado podía estar cerca. “Vi al sujeto entrar, pero no salir. Eso sí, vi a dos mujeres saliendo, a una de ellas la tenía fichada. A la segunda, con el rostro completamente cubierto, no. Me fijé más y vi que las sandalias que llevaba eran la mismas que las que calzaba nuestro objetivo”, recuerda.

shutterstock_314871770

Entonces decidió dar la alarma a sus compañeros, que siguieron a las dos mujeres y al auto al que subieron. Procedieron al arresto cuando el vehículo paró frente a dos autobuses escolares con niños. En el vehículo se incautaron bombas caseras y un rifle, y consiguieron detener al objetivo.

Recientemente Marcus publicó el libro “Spy Soldier”, en el que relata las operaciones de las que fue parte durante los diez años en que fue un agente secreto.

Fotos: Shutterstock.

pixel