Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Usar la ropa interior incorrecta puede dañar silenciosamente tu salud

Ya sea que uses ropa interior de algodón o seas una de esas almas valientes que habitualmente usa tangas o colaless, debes saber que tu ropa interior puede afectar seriamente la salud vaginal y en general como mujer. Por supuesto, todos tenemos nuestras preferencias de ropa interior y puesto que no hay dos vaginas iguales, es posible que para ti unas bragas de encaje sean perfectas, pero para otras no.

Además, incluso la ropa interior “adecuada” puede causar algunos problemas serios de salud si está demasiado apretada o demasiado húmeda. Dicho esto, hay ciertos tipos de ropa interior que debes tratar de evitar en la medida de lo posible, y hay algunas reglas universales de la ropa interior que toda mujer debe saber.

Si eres como yo, entonces tu cajón de ropa interior probablemente contiene un poco de todo. Sean cuales sean sus preferencias de ropa interior, es importante saber las maneras más extrañas en que la ropa interior puede afectar tu salud.

Aquí hay siete cosas a tener en cuenta acerca de cómo tus opciones de ropa interior pueden afectar su salud vaginal.

1. Ropa interior súper apretada puede conducir a infecciones por hongos y pelos encarnados

La piel alrededor del área vaginal es más delgada (y por lo tanto más sensible) que el resto de tu piel. Debido a esto, es muy importante llevar la ropa interior que se adapte a tu talla. Ropa interior apretada provoca una cantidad incómoda de fricción que dará lugar a una irritación leve en el mejor de los casos y en el peor de los casos, pelos encarnados.

Además de eso, la ropa interior apretada puede contribuir al desarrollo de las infecciones por hongos, ya que permite que el calor y la humedad se acumule en tu área vaginal, ambiente ideal para que las bacterias crezcan allí abajo.

2. Las tangas pueden propagar escherichia coli por tu vagina

No te asustes demasiado si es que amas las tangas o dependes de ellas para esos momentos en los que quieres evitar las líneas de las medias. No estoy diciendo que no deberías nunca llevar un tanga de nuevo, pero si decides mantener las tangas en el cajón de la ropa interior, hay algunas cosas que debes saber acerca de la forma en que puede afectar tu salud.

Con las tangas que literalmente van dentro de tu trasero se puede transferir la bacteria escherichia coli desde tu ano a la vagina. Además, si ya estás propensa a las infecciones por hongos, infecciones urinarias e irritación vaginal, la tanga equivocada solamente podría exacerbar tus problemas. Así que, si quieres seguir usando tangas, por lo menos trata de encontrar una que se ajuste bien y que no se deslice por todo el lugar y no demasiado apretada en la entrepierna. También debes evitar las telas que pican como encaje y todo esto nos lleva a …

3. Las telas deben ser tus amigas

Usa ropa interior siempre

Las mejores telas son las que permitan entrar el aire ahí abajo (como el 100% de algodón y ropa interior sin costuras), ya que las telas sintéticas como el poliéster y encajes son más propensos a irritar la zona vaginal al mismo tiempo que te pone en riesgo de desarrollar infecciones por hongos y bacterias . Así que, no importa lo bonito que se vean, recuerda que las bragas de encaje, poliéster, lycra, nylon, no valen su ternura – a menos que estén destinadas a ser apreciadas y retiradas muy rápidamente.

4. Las fajas pueden cortar la circulación, meterse con la digestión y causar infecciones urinarias

¿Qué? Son fajas. No he ido al gimnasio últimamente.

Las fajas en realidad pueden ser bastante malas para ti si las usas demasiado apretadas o demasiado tiempo. La experta de la salud Donnica Moore, quien dijo que si la faja es “muy apretada, tú podrías tener disminución de la circulación.” Moore dice también que el uso de fajas puede conducir a más infecciones urinarias, aunque indirectamente. “Las fajas hacen que sea muy difícil ir al baño, así que cuando las mujeres los usan, tienden a mantenerla más de lo debido.” Como tú ya sabes, las infecciones urinarias son lo peor.

También debes ser consciente de que, así como pueden producir una infección urinaria y la disminución de la circulación, las fajas de talle alto que cubrirán todo tu abdomen, y pueden impedir la correcta digestión de los alimentos, y hacer que experimentes hinchazón y gases. En el caso menos malo, esto puede empeorar el reflujo ácido y ardor de estómago, pero en el peor, puede conducir a esofagitis erosiva e incontinencia.

5. Ropa interior sudorosa puede conducir a infecciones

No me siento sexy

Probablemente has escuchado que sentarse en un traje de baño mojado es malo para tu salud vaginal, lo mismo pasa con uno húmedo o la ropa interior sudada. Si eres propensa a sudar mucho, debes saber que el cambio de la ropa interior una vez al día, probablemente no va a ser suficiente para proteger la vagina de desarrollar una infección. Además, en los días de ir al gimnasio o salir a dar un largo paseo por el parque, cambia tu ropa interior, tan pronto como sea posible después de que haya terminado de hacer ejercicio – porque todo lo que la humedad es como un caldo de cultivo para bacterias.

6. Dormir desnudo mantiene a tu vagina feliz

¿Cómo duermes hoy? En sabanas de seda, rodando desnuda en dinero

Por experiencia personal, dormir desnuda es lo mejor y en realidad es muy bueno para tu salud vaginal, también. Ya sabes que hemos estado hablando acerca de la importancia de dejar que tu vagina respire, la noche es un buen momento para dejar tus partes intimas ventilar, aún más mientras duermes. Sin embargo, no es recomendable ir sin ropa interior durante el día, ya que la costura de tus pantalones puede causar irritación.

7. Uso perfumado de detergentes y suavizantes puede causar grandes irritaciones

Personalmente, tengo que lavar toda la ropa con detergente libre de fragancias. Sin embargo, incluso si no tienes la piel especialmente sensible como yo, debes evitar los suavizantes perfumados, si puedes. La piel que rodea la vagina es fina y sensible, por lo que los perfumes pesados ​​que se encuentran en tus productos de lavandería favoritos pueden causar alguna irritación grave y picazón ahí abajo.