Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Un veterinario puso en Facebook: “Tengo 2 opciones: ponerla a dormir, o tratar de salvarla” y mira lo que pasó

Su nombre es Andy Mathis y emocionó al mundo con un anoticia enternecedora. Él es veterinario de Elberton, Georgia, Estados Unidos, y estaba a punto de salir del centro “Granite Hills Animal Care”, cuando recibió una llamada inesperada.

Una mujer le pedía ayuda: había encontrado a una perra hambrienta abandonada, perdida en un camino de tierra del pueblo. El Dr. Mathis le dijo que podía llevarla a la clínica y ahí verían qué hacían con ella.

1 12633523-1002665829789857-3764612710870883256-o

La perrita es una pitbull gris y estaba en condiciones lamentables, demacrada, anémica, sufría hipotermia y un prolapso vaginal severo.

El doctor no era capaz de decidir por sí mismo si intentaba hacer todo lo posible por animal o lo sacrificaba para terminar con su dolor, así que puso la decisión en manos de sus amigos en Facebook.

12715995-1011187505604356-8080555181202562191-o

Así que escribió en la red social:

“Tenía dos opciones : puedo ponerla a dormir. O tratar de salvarla”. “Decidí preguntarle al universo… también conocido como Facebook, y el universo me respondió: ‘Intenta salvarla'”, sostuvo.

La perrita fue bautizada como Graycie Clairy en el vídeo de Facebook se puede ver cómo el Dr. Mathis se sienta con ella dentro de su jaula para intentar animarla a tomar el desayuno.

medico

La perra, que ya presentaba mejoras drásticas y comenzaba a ganar peso, seguía teniendo serios problemas de confianza y le temía a todos los seres humanos, así que el veterinario fue, con pequeñas muestras de amor y de empatía, ganando su respeto y cariño. Él incluso desayunó en la perrera con Graycie, con un recipiente de metal para mostrarle a la perra que son iguales y que no debe desconfiar.

Graycie mejoró. Está más rellenita y se volvió más alerta. Sus encías volvieron a su color normal y aunque se necesita más tiempo para que se recupere física y emocionalmente, el Dr. Mathis sostiene que es casi un milagro.

12671605-1011187405604366-7898000939420054610-o

Y digo casi porque, si no fuera por él, nada de esto hubiera sucedido.