Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Un anciano llevaba semanas tratando de arreglar su techo y esta foto en Facebook logró que sus vecinos hicieran algo maravilloso

Ningún proyecto es demasiado grande para él: a Richard Dubiel le gusta hacer las cosas “a su manera”, por lo que, cuando su techo se venía abajo, tomó la decisión de arreglarlo por su cuenta.

Richard Dubiel

Richard Dubiel

Pero a esa edad, su cuerpo y sus manos no están aptos para un trabajo tan pesado. Cuando su vecino, David Perez, vio a Richard arriba del techo todos los días, supo que ese hombre necesitaba ayuda urgente.

Ha sido una constante verlo ahí arriba después del trabajo o los fines de semana… Debido a su edad, simplemente sentí que él no debería estar haciéndolo solo”, le dijo David Perez a ABC News

David no tiene ninguna experiencia reparando techos, pero quería hacer algo para ayudar a Richard. Así que publicó un aviso pidiendo ayuda en Facebook. Junto con la foto del anciano arriba de la casa posteó:

viejito en el techo

Estoy intentando contactar a cualquiera que haya trabajado en techos.  Por favor comparte esto. Tengo un vecino, el hombre que está en el techo en la foto, cuyo nombre no sé. Tiene alrededor de 80 años y se sube al techo intentando terminar de poner las tejas él mismo.  Me da pena, pero yo no tengo experiencia arreglando techos. Me gustaría encontrar a cualquiera que pudiera donar su tiempo para ayudarlo a terminar. Al parecer, él tiene todos los materiales necesarios, así que busco ayuda gratuita para este sábado 29 de agosto a las 9 de la mañana. Si tengo alguna respuesta, verificaré si el propietario estará en su casa ese día. Me mantendré revisando este post por novedades

El post fue compartido más de mil veces, por lo que llegaron alrededor de cuarenta voluntarios. Ambos, David y Richard estaban sorprendidos por la respuesta

ayuda viejitogroupo en el techo

Richard confesó: “Te hace creer de nuevo en la humanidad. Estaba asombrado, no podía creerlo cuando llegaron a mi puerta diciendo que trabajarían gratis. ¡Qué gran gesto!

Nunca se le pasó por la cabeza pedir ayuda, para Richard es simple: si se propone algo, lo logra. Sin embargo ya era hora de que su cuerpo tomara un descanso. Ese sábado cambió su vida: pasó de ser un trabajador a ser un supervisor.