Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Turismo médico: las “vacaciones para curarse” que crece con fuerza en Latinoamérica

La globalización y la “desaparición” de fronteras han incrementado el comercio y la oferta de servicios entre diversos países del orbe, donde adquirir, por ejemplo, un producto en China o Europa es mucho más fácil que hace un par de décadas atrás.

Pero esta venta y compra de productos y servicios no solo se limita a aparatos electrónicos o ropa, sino que también es posible adquirir servicios médicos o tratamientos de belleza. Un ejemplo de ello es el llamado “turismo médico”, también también como turismo de salud o sanitario

En palabras simples, consiste en viajes a otra ciudad o país para recibir algún tipo de tratamiento o atención médica a un precio menor que en el país de origen.

Pero además tiene la ventaja y atractivo de viajar, descansar y relajarse. En otras palabras, se podría decir que son unas “vacaciones para curarse”.

Dentro de este turismo también están los servicios turísticos de salud ofrecidos en los resorts o balnearios, donde el costo es menor gracias al cambio de moneda.

En los últimos años este nuevo mercado ha crecido con fuerza en Sudamérica y se estima que genera alrededor de 200 millones de viajes en el mundo y mueve unos US$3,7 trillones de dólares anuales, según señala CNN.

Lo llamativo es que personas de países desarrollados como Estados Unidos o Canadá están viajando a Latinoamérica para recibir algún tipo de tratamiento estético o cirugía, gracias a sus bajos costos en comparación a Norteamérica.

Países como Brasil, Argentina y Chile y  se han transformado en los lugares preferidos para el turismo de salud, donde los bellos paisajes, como por ejemplo, del Valle del Elqui (Chile) o Mendoza (Argentina), han entregado un valor agregado a este tipo de tratamientos, que en primer lugar llaman la atención por su bajo costo, pero también por su valor agregado.

Según Market Data Forecast, se estima que este tipo de turismo en Latinoamérica crezca en un 18% hasta 2021 y que alcance un valor de 10.300 millones de dólares.

Sin embargo, hay que tener presente los riesgos que pueden tener este tipo de tratamientos fuera del país de origen. El turismo médico aumenta las posibilidades de contraer alguna infección intrahospitalaria. Por ello, como recomienda el Dr. Tomislav Mestrovices es “vital hablar abiertamente con el médico internacional sobre complicaciones potenciales” y cómo disminuirlas antes de cualquier procedimiento médico.

Fotos: Shutterstock

Etiquetas