Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

¡Tremenda práctica que se ha puesto de moda: congelar a los gatos!

Lo llaman el mal del cerebro congelado, quedan como “congelados” y le provoca un fuerte dolor en la cabeza. 

Últimamente han circulado por las redes sociales cientos de videos en los que se muestra a gatos comiendo helados y su posterior efecto de “cerebro congelado”, según publicó el Washington Post.

¿Qué es el cerebro congelado? Científicamente se lo conoce como Ganglio neuralgia Esfenopalatina, y es algo que les pasa también a los humanos. Es una cefalea o cefalalgia (dolor de cara) y sucede cuando, por consumir algo muy frío, se provocan respuestas de dolor en las terminales nerviosas ubicadas al frente y a los lados del rostro. Y esto no es para todos igual ya que tiene que ver con la sensibilidad de cada uno. Es, entonces, una respuesta nerviosa que se da automáticamente al ingerir algo frío, para lo que la solución es detener el contacto con éste.

Así que mi gato acaba de tener un “congelamiento de cerebro”

Algunos dueños de gatos, por desconocer esta reacción, y otros por el simple hecho de divertirse, convidaron a sus pequeñas mascotas con helado para luego ser testigos de caras de dolor y algunos hasta de un sonido extraño de terror.

Según explicó Amy Cousino, veterinaria y dueña de una clínica para gatos en Florida, Estados Unidos:
“Los gatos tienen una sensibilidad nerviosa similar a los humanos y no estoy de acuerdo en que les produzcan intencionalmente este efecto de cerebro congelado. No es saludable para el gato”.

Otra veterinaria, de Nueva York, argumentó que no está convencida sobre los efectos perniciosos del cerebro congelado en gatos, por no haber suficientes investigaciones al respecto, pero alertó sobre la posible intolerancia a la lactosa en estos animales, producto del consumo de helados.

Fotos: Captura de YouTube

pixel