Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Todo lo que se sabe del nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

La desaparición de la Madeleine McCann, desde un resort de Praia da Luz, en Portugal, conmocionó al mundo en 2007. Desde entonces, las investigaciones no han logrado esclarecer qué ocurrió aquella noche de mayo en la que la niña fue vista por última vez en el hotel donde se alojaba con su familia.

Ahora, 13 años después, la policía ha desvelado la existencia de un nuevo sospechoso que podría ser responsable del hecho. Se trata de Christian Brueckner, de 43 años, un ciudadano alemán que cumple condena en la prisión de la ciudad de Kiel y con antecedentes por delitos sexuales, también contra menores, y que residió en la zona donde desapareció Madeleine entre 1995 y 2007.

De acuerdo a The Telegraph, el sospechoso es un hombre blanco, rubio, de entorno a 1,82 metros, delgado, y que al momento de la desaparición de la pequeña tenía alrededor de 30 años. La fiscalía alemana de Braunschweig investiga ahora la implicación del sujeto en el caso y parte de la base de que la niña murió a manos del sospechoso.

Brueckner cumple condena actualmente por la violación de una turista americana de 72 años en Praia da Luz en septiembre de 2005, un año y medio antes de la desaparición de Madeleine en la misma zona, según recoge el diario británico Mirror.

Además, el sospechoso perpetró ataques anteriores y cuenta con un pasado pedófilo, como atestiguan dos condenas anteriores por “contacto sexual con niñas”, según explicó Christian Hoppe, de la Policía Federal alemana, a la cadena de televisión local ZDF.

Asimismo, se le atribuyen delitos contra la propiedad, robos en hoteles o establecimientos vacacionales, así como asuntos relacionados con la droga, con los que obtenía dinero para residir en Portugal.

La policía sospecha de él, ya que residió de forma regular en el Algarve entre 1995 y 2007 con breves temporadas en Alemania. Concretamente se le vincula con dos casas en el sur de Portugal en esta época: una entre Lagos y Praia da Luz, donde se haya el complejo residencial donde desapareció Madeleine, y otra tierra adentro. Las autoridades creen que, tras pasar por estas viviendas, el sospechoso pudo cambiar su domicilio a una furgoneta blanca, donde vivió “días, posiblemente semanas”.

Allí vivía de trabajos ocasionales en la hostelería y gastronomía, además del dinero que conseguía mediante el robo en hoteles o establecimientos vacacionales y el tráfico de droga, que vendía a turistas, publica 20 Minutos. 

Las tres policías que tratan de resolver el caso -alemana, británica y portuguesa- buscan ahora testigos para tratar de aclarar dónde estuvo el sospechoso el día de la desaparición de la pequeña, el 3 de mayo de 2007, entre las 21.10 y las 22.00 horas de la noche. Para ello, han divulgado fotografías de los dos vehículos del sujeto, la mencionada furgoneta que le servía de vivienda y un Jaguar.

La policía también ha solicitado la colaboración de la ciudadanía para obtener información sobre dos números móvil, ambos con prefijo de Portugal. Scotland Yard cree que el sospechoso utilizó uno de esos teléfonos y recibió una llamada desde las 19:32 horas hasta las 20:02 horas del 3 de mayo de 2007 en el área de Praia da Luz. El segundo dispositivo es el que inició la comunicación y no se hallaba en el área del Algarve.

Foto: Redes sociales.

Etiquetas