Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Todas tus opciones de superhéroes extravagantes y ridículos para este Halloween

Se acerca Halloween, los niños se disfrazan de demonios, fantasmas, piratas, hombres lobos y otros espectros. En algunos países se cortan calabazas, se decora la casa, se cuentan historias de terror frente al fuego.

Pero pensemos en aquellos seres de tinta y papel que siempre tienen puesto el traje: superhéroes y supervillanos. Esta convención del género es una de las más ridiculizadas y, por momentos, con justa razón. A veces los trajes son muy absurdos, poco funcionales, un choque de colores y estilos chillones. A pesar de que nos guste hasta el infinito el calzoncillo por afuera de Superman y nos parezca un horror que se lo hayan sacado.

Por eso, ahora, para conmemorar Halloween, vamos a hacer un repaso entre algunos de los trajes más desafortunados, extraños y sobrios del mundo de los superhéroes.

1. Superhéroes que parecen estrellas del porno

invisible woman 90s

Sue Storm / Invisible Woman, 90s: Los noventas fueron terreno minado. Escotes, impermeables rasgados, morrales, armas gigantescas, piernas. Y como será la malaria que hasta Sue Storm, la centrada mater familiae de los Fantastic Four cayó en ella. Luego de pasar un tiempo poseída por una entidad malvada que la hizo vestirse como dominatrix, no tuvo mejor idea que diseñar este traje con el cuatro estrategicamente colocado.

balent-jim-cw54-1-f30

¿Ya mencionamos a los noventas, no? Catwoman se pasó la totalidad de la década vestida como la ven ahí arriba. Un bodysuit violeta con botas larguísimas y garras. Quizás no hubiese sido tan terrible si el hombre encargado de dibujarla no hubiese sido Jim Balent, caracterizado por su curiosa concepción con la anatomía femenina, su obsesión con las poses imposibles y una posterior carrera en un comic  que dio la frase “my vagina is haunted”.

5171e

Pero no solo de objetivizar chicas vive el comic de superhéroes (aunque, lamentablemente, tiene gran parte de ello). También hay trajes insólitos para héroes masculinos. Por ejemplo este, que pertenece a Robbie Baldwin, también conocido como Speedball. Luego de que su grupo fuese causante indirecto del estallido de un pequeño pueblo, Baldwin sufrió un viaje de culpa y se vistió como si fuese un adicto a sesiones de BDSM, con más de 600 púas que lo picaban por dentro y liberaban sus habilidades. Un chico con problemas.

Hellfire_club_1_by_john_byrne

Y por supuesto no hay que olvidar a The White Queen, en su diseño original, la genial Emma Frost seguro empleaba sus poderes mentales para mantener el atuendo en su lugar.

2. Trajes que hoy en día no tienen sentido

2634831-tumblr_mayft3v5do1qiknbco1_1280

Luke Cage en los setenta. Ese afro. Esa vincha. Las cadenas. La camisa abierta. La idea que tenía un guionista blanco de como se veía un pandillero, basado en una copiosa ingesta de películas blaxplotation.

Dazzler_Vol_1_20

Dazzler. En los ochenta. Llegando tarde y mal a la fiebre disco. Ese antifaz. Esos zapatos brillantes. Encima su poder es, básicamente, manipular la luz y tirar rayos y ser una BOLA DE DISCO HUMANA.

vibe

Una vez más: el peso del hombre blanco al encontrase con otras culturas. Vibe fue una adición tardía a la Liga de la Justicia que pretendía ser urbano y latino, y llenaba su diálogo con expresiones como “hombre” y “muchacha”, además de bailar en la calle.

76513-88307-jubilee

Todos queremos un poco a Jubilation Lee. Especialmente si viste los dibujitos de los X-Men de los noventa. ¡Pero esa combinación de colores! ¡Esos shortcitos! (aunque ahora a lo mejor estarían de moda) ¡Ese impermeable que no tiene sentido! La idea de un hombre de cuarenta años sobre como se ve un adolescente.

3. Trajes que no son trajes

John-Constantine-vertigo-comics-9421974-600-908

John Constantine es el campeón de los trajes que no son trajes. Impermeable, corbata, pantalón de vestir, zapatos, un cigarrillo colgando de los labios, una pinta en la mano, suficiente para ser la inspiración para miles de jóvenes que se ansiaban punks. Hasta perdió el chaleco que usaba en sus primeras apariciones, seguramente en algún bar.

Preacher_01

Jesse Custer, por otro lado, lleva el no-traje al minimalismo extremo. Simplemente el alzacuellos del cura, una camisa y saco negro y esos jeans blancos que en cualquier otro quedarían grasa. Texas chic meets haute couture eclesiástica.

Incredible-Hulk_21

La otra categoría dentro de los no-trajes son los forzudos que terminan quedándose en calzoncillos. Ahí está Hulk, el paradigma del género, a quién siempre se le rompían los pantalones en los lugares correctos, y siempre eran violetas, para contrastar con su hermoso color de piel esmeralda.

e855965784a4d8df7085dd5cdb59d011

Y por supuesto que el otro es nuestro héroe de ojos azules, la siempre querible Thing. Aquí la paleta cambia y adopta los colores brillantes del naranja contrastados con el azul del pantalón que lo unifica con el resto de los Fantastic Four.

4. Trajes que, en realidad, son tu cuerpo

Thunderbolts_Vol_1_154_Textless

Aquí ya entramos en el terreno de lo monstruoso y lo alien. Y que mejor que comenzar con Man Thing, esa mole de ramas, pasto y musgo. Si bien el monstruo del pantano es toda una categoría, creemos que nos encanta Man-Thing por esa cara con trompa colgante.

un1

Maggot fue un personaje muy secundario de los X-Men en los noventa. Al principio esas cosas que le caminan sobre el cuerpo y tiran fuego eran como parte de su traje, unos gusanos extraños. Luego se reveló que eran su sistema digestivo. Independiente y capaz de digerir cualquier cosa a alta velocidad. Reptando fuera. Blergh.

loshquislet

Quislet fue un miembro de la Legión de Superhéroes que venía de una dimensión extraña donde era simplemente un haz de luz o de energía. O sea que su “traje” en realidad era una pequeñísima nave que hacía las veces de cuerpo y medio de transporte. Cuando se rompió, volvió a su mundo.

494894-tellus

Y por último, un favorito personal: Tellus, también de la Legión de Superhéroes. Del planeta Hykraius, solo puede respirar metano, por ello tiene ese casco especial, que es todo su “traje”. El resto es una encantadora combinación entre manatí, ballena y gorila acuático. Hermoso.