Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Tenía un cáncer terminal, pero no descansó hasta encontrarle una familia a su hijo

Un cáncer terminal fulminó en pocos meses su vida, pero no sin antes vivir una verdadera aventura contra la adversidad de dejar a su pequeño hijo huérfano.

Nick Rose falleció la semana pasada a sus 40 años tras luchar arduamente durante los últimos meses contra un fulminante cáncer de garganta. Este británico, originario de Devon, junto a su pequeño hijo Logan, de tan solo cuatro años, vivió el abandono de su esposa a los pocos días del nacimiento del menor. Rose no permitiría que sufriera un nuevo abandono.

La tarea no fue para nada fácil. Uno de sus mejores amigos se encargó de los cuidados del pequeño Logan mientras Nick se sometía al tratamiento de quimioterapia para intentar frenar el cáncer, sin embargo, no podía hacerse cargo del menor de manera permanente. El tiempo corría rápido para Rose y cada día se hacía más complicado encontrar una familia que cuidara y criara a su hijo.

logan2

La última opción llegó a través de Internet, pues Rose logró movilizarse a través de las r edes sociales y gracias a algunos contactos pudo ubicar a una familia para proteger el destino de Logan. A través de este mismo medio también logró recaudar fondos para mantener al pequeño y asegurar su futuro, según consigna ElPeriódico.com.

logan

Nick Rose falleció hace pocos días y la página sigue recaudando dinero para Logan. Aaron Compton, amigo del fallecido, asegura que hoy el pequeño está muy bien junto a su familia receptora, “Logan no se enteró de nada, Nick hacía todo con buen humor incluso hasta sus últimos días, los días de agonía”, aseguró Compton.

Fotos:  Just Giving

pixel