Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Su novio no hacía más que criticarla, y esto es lo que ella tuvo que decir al respecto

Brittaney estaba en una relación con una persona que se dedicaba a señalar todos sus defectos. Con el tiempo, ella le permitió que dictara sus cosas personales como su peinado, maquillaje e inclusive su peso. Sí, su peso. Para ella, las palabras como fea, de mal gusto, ridícula -en referencia a su apariencia física- comenzaron a ser cotidianas dentro de su relación. Sin embargo, la adolescente no encontraba las fuerzas para dejar a su novio.

Con el tiempo – y como era de esperar- Brittaney perdió por completo su confianza en sí misma, hasta el punto en que se culpó al ser dejada por una chica “más linda”. En ese momento, se pudo haber transformado en una patología muy peligrosa del auto-odio y auto-daño, como muchos jóvenes hacen en situaciones similares. Pero en cambio, algo increíble comenzó a suceder. Recientemente, Brittaney utilizó Facebook para compartirlo con el mundo.

Ahora, el mensaje de la adolescente está por todas partes de Internet y las Redes Sociales con decenas de miles de “me gustas” y comentarios en los medios de comunicación.

“Siempre me dijiste que no me veía bien con pelo largo y que preferías a las chicas con cabellos corto. Así que dejé mi corte de pelo sobre mis hombros todo el tiempo. Te reíste y me dijiste que me veía ridícula cuando me teñí el pelo rojo cuando estábamos juntos. Así que una semana más tarde, me lo volví a teñir rubio”.

“ Siempre me señalabas si usaba demasiado maquillaje (delineador y máscara la mayor parte del tiempo), así que dejé de usarlo. Me dijiste que los tatuajes y piercings eran de mal gusto y feos. Y traté de quitar mi anillo del ombligo cada vez que lo vieras. Me saqué todos los piercings y no me hice más tatuajes.

Señalaste mis estrías cada vez que pudiste, así que hice mi mayor esfuerzo por mantenerlas ocultas”.

“Señalabas cada vez que pareciera que hubiese subido de peso, comencé a comer menos cada día. Señalaste cada defecto que tenía. Por lo que perdí cada pedacito de confianza que tenía.

Hice todo lo que pude para ser lo que querías. Hice todo lo que me dijiste. Todavía no era suficientemente buena. Me dejaste por una niña más linda y joven. Alguien a quien puedes moldear y dar forma a lo que quieres, como lo hiciste conmigo. Y hasta hace unos meses, me culpaba a mí misma por todo lo que había pasado. Tú también me culpaste.

Pero finalmente comencé a ver la verdad”.

“No estabas fuera de mi alcance, yo estaba fuera del tuyo. Yo no era la que no era suficientemente buena para ti, eras tú poco para mí. No me pudiste aceptar por quien era, cuando yo sí te quise tal y como eras.

Así que aquí estoy unos meses después. Mi cabello pasa mis hombros. Mi pelo es de color rojo brillante. Tengo un nuevo tatuaje. Nuevos piercings. Comencé a usar maquillaje de nuevo. Como lo que quiero cuando quiero y peso 135 libras. Todavía tengo mis estrías.

Y por fin, he conseguido mi confianza nuevamente. Finalmente me veo a mí misma cuando me veo en el espejo. Es muy difícil para mí venir aquí, contar esto y admitir que me convertí tan vulnerable por un hombre. Algo que dije que nunca pasaría. Es humillante pensar sobre lo bajo que caí. Pero lo que me da el coraje para salir de esto, es el hecho de que lo superé y estoy de vuelta a lo que realmente soy”.

Brittaney puede ser joven, pero está insipirando a miles de personas. La declaración de la adolescente es algo que todas las niñas- y no tan niñas- deberían leer.