Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Su marido le sacó esta foto y se volvió viral por contar que ella es una heroína

El 7 de noviembre Bobby Wesson, de Gardendale, Alabama, posteó la foto de su esposa Rayena durmiendo junto con su pequeño hijo, Deacon.

Inmediatamente el post se volvió viral. En este momento tiene más de 750.000 me gusta y ha sido compartido 175.000 veces. La reacción tomó por sorpresa a la familia, quienes se vieron profundamente conmovidos por la respuesta de extraños, quienes se volcaron en masa a agradecer el trabajo que realiza todos los días como enfermera.

enhanced-21337-1447517613-1

Bobby, sin embargo, dice que el compromiso de su esposa es simplemente producto del “amor a lo que hace. Se siente afortunada de trabajar en el campo en el que lo hace y ama su trabajo“.

Rayena, por su parte, insiste en que no debería ser llamada una heroína, aunque su marido disienta.

La foto iba acompañada por el siguiente texto en Facebook:

“Esta es mi esposa durmiendo una siesta. En una hora levantará, se pondrá su bata de enfermera y se preparará para ir a trabajar.

Las herramientas y artículos que necesita para trabajar serán reunidos y chequeados meticulosamente – se peinará y maquillará de manera rápida. Se quejará y dirá que se ve horrible. Yo discreparé enfáticamente y le haré una taza de café.

Se sentará en el sillón con las piernas cruzadas e intentará beberlo mientras juega felizmente con el niño que gatea encima de ella.

edit-7217-1447516157-4

Ocasionalmente mirará al vacío, preparándose mentalmente para el turno que se viene. Ella piensa que no me doy cuenta.

Besará al bebe, me besará a mi y se irá a cuidar a personas que están teniendo el peor día de sus vidas. Choques de autos, heridas de escopeta, explosiones, quemaduras y quebraduras – profesionales, pobres, pastores, adictos y prostitutas – madres, padres, hijos, hijas y familias – no importa quién eres ni que te sucedió.

Ella cuidará de ti.

Volverá a casa 14 horas más tarde y se sacará los zapatos que caminaron sobre sangre, bilis, lágrimas y fuego, de sus pies doloridos y las dejará afuera.

A veces no querrá hablar del asunto. Otras veces no verá las horas de hablar.

A veces llorará hasta que ríe y otra veces simplemente llorará – pero sin importar esos “a veces” estará a tiempo para su próxima guardia.

Mi esposa es una enfermera de la unidad traumatológica. Mi esposa es una heroína.

De personajes anónimos con una vocación para ayudar y confortar a quién lo necesita se encuentra sostenido el tejido de nuestra sociedad. Como dice Bobby Wesson son “héroes comunes y de todos los días y necesitamos de cada uno de ellos“.