Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Su adicción al sexo ha convertido su vida en un infierno: perdió empleo y amigos

Samantha “Sami” Walton, de 29 años, es una británica residente de la localidad de Berkshire, cuya vida se transformó en un verdadero infierno por su adicción al sexo, la cual la ha llevado a necesitar cerca de 10 relaciones al día.

Sami confesó que su problema se inició cuando tenía 20 años, luego de una fuerte ruptura amorosa que le rompió el corazón.

Sami Walton

Desde entonces, la mujer comenzó a tener encuentros casuales, tanto con amigos como con desconocidos, incluso recorrió Inglaterra manteniendo relaciones sexuales con hombres y mujeres.

Esta situación la llevó a vivir en constante peligro, puesto que en su interacción con desconocido no sabía con qué podía encontrarse. Asimismo, perdió su empleo por sus constantes ausencias y a muchos de sus amigos.

“Muchos hombres pueden pensar lo fantástico que es tener una pareja que necesite tanto del sexo, pero ninguno de mis novios anteriores fue capaz de manejarlo”, relató Sami.

En 2010 la mujer decidió que había sido suficiente y decidió buscarle una solución a su drama, luego de que despertara a cientos de kilómetros de su casa junto a un desconocido.

Ante esto, la británica comenzó a asistir a terapias psicológicas y a tomar medicamentos para la ansiedad, hasta que conoció a James Keates, su actual pareja y terapeuta personal.

Sami y su pareja James Keates

Para James la adicción de la mujer no ha sido tan fácil de manejar, pero reconoce que con el tiempo ha ido aprendiendo a convivir con el problema.

“Al principio creía que me había tocado la lotería, pero ahora veo que es sumamente agotador”, confesó el hombre, apuntando que ha tenido que sostener 10 sesiones de sexo con la mujer en un día normal y que el récord han sido 40 relaciones durante un fin de semana.