Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Sin dientes y desnutrida: El calvario de una mujer que fue esclava sexual de una pareja por casi una década

La pesadilla vivida en la llamada “casa de los horrores” terminó en 2012, luego de una denuncia de la expareja del victimario. 

Su nombre fue reservado por la policía, pero su historia está dando la vuelta al mundo. Durante ocho años, una mujer estuvo encerrada en un pequeño cuarto de una casa del condado de Armagh, sur de Irlanda del Norte, sin luces, sábanas ni cortinas.

Entre 2004 y 2012, su única compañía era una cama, una colchoneta, almohadas sucias y un basurero. ¿La razón? Era la esclava sexual de los esposos Keith y Caroline Baker, de 61 y 54 años respectivamente, quienes en marzo de este año fueron condenados por su delito y, actualmente, se encuentran en prisión.

_95466753_3e541190-720b-43c9-8328-4f85c3d63484

El crimen fue “el más depravado y terrible” que le ha tocado enfrentar al jefe de la unidad de Protección Pública de la Policía de Irlanda del Norte, George Clarke, quien también detalló que las fuerzas de seguridad dieron con la víctima gracias a una delación, ya que después de 8 años desaparecida nadie la buscaba.

“El sufrimiento que ella atravesó es inimaginable. No puedo pensar en lo que esta víctima soportó durante los miles de días que fue mantenida prisionera”, confesó el uniformado sobre la vida que tuvo la víctima durante ocho años.

Mandy Highfield, expareja y madre de cuatro de los ochos hijos de Keith, fue la encargada de denunciar a los esposos, rompiendo un silencio de años que sostuvo por vivir bajo el mismo techo que ellos.

“No podía manejarlo, no era justo, así que fui a la policía y les avisé”, comentó Mandy a la BBC, quien recuerda como los agentes de seguridad y una trabajadora social llegaron a liberar a la mujer esclavizada.

“Trataron de sacarla, pero ella no se quería ir porque estaba demasiado asustada. Le dije ‘te tienes que ir, ya no puedes vivir así’”, agregó la mujer sobre el momento en que terminó la pesadilla.

_95466751_763ebcba-b8fe-441c-b4c5-c75ec26b8d03

Actualmente, la vivienda de los Baker es conocida como “la casa de los horrores” y no es para menos, ya que el hombre no sólo abusó tanto física como sexualmente de la víctima, sino que también contó con el apoyo de su esposa.

Las violaciones fueron filmadas en muchas ocasiones con una cámara fijada en el techo de la habitación. El contenido de los videos causó alto impacto en los uniformados, quienes no daban crédito de lo que vieron.

_95466755_d54b6581-3604-4c87-9680-6891faf8f2af

Asimismo, en los registros también se podía ver cómo la salud de la mujer se fue deteriorando con el paso de los años, dado que cuando la víctima fue encontrada pesaba apenas 38 kilos y sólo le quedaba un diente.

Sin embargo, lo crudo de esta historia no termina ahí. Y es que la policía cree que la mujer fue traficada a Irlanda del Norte por Baker en 2004. En ese entonces, su marido informó su desaparición en el condado de Suffolk, al este de Inglaterra, donde ambos vivían.

_95466749_53e3798b-bc3d-430b-bb64-ea4ba397614e

A raíz del rapto y los abusos durante ocho años, Keith Baker fue condenado a 15 años de cárcel y otros 5 de libertad condicional. Su esposa, en tanto, recibió una sentencia de 18 meses y otros 18 de libertad condicional. Esto luego de que ambos se declararan culpables de los cargos, incluyendo el de abusos sexuales.

Fotos: Policía Irlanda del Norte

pixel