Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Si tienes demasiado antojo de dulce puede que no estés durmiendo lo suficiente

Si sueles tener antojo de dulce, es probable que no estés durmiendo lo suficiente. Es que un estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association, llegó a la conclusión que existe un estrecho vínculo entre la falta de sueño y el apetito de alimentos ricos en calorías, principalmente en mujeres.

Científicos del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, examinaron las asociaciones entre las medidas de calidad del sueño y los patrones dietéticos de casi 500 mujeres que participaron en el programa “Go Red for Women”, un estudio sobre los patrones de sueño y el riesgo cardiovascular en las mujeres.

Mediante la investigación descubrieron que cuanto peor era la calidad de sueño y cuanto menos dormían las mujeres, más consumían azúcares añadidos, grasas saturadas y cafeína. “En nuestra sociedad moderna, a menudo trabajamos hasta tarde, cenamos tarde y a veces el sueño se deja de lado sin tener en cuenta lo importante que es para nuestro estilo de vida saludable”, dijo el autor principal del estudio, el doctor Brooke Aggarwal.

De acuerdo a los datos del estudio, el 30% de las mujeres dormía menos de siete horas por noche (la recomendación saludable son ocho horas) y casi el 25% además de dormir pocas horas también sufría de insomnio. El tiempo promedio de sueño entre todas las participantes fue de menos de siete horas. Esas mujeres, a su vez, comieron entre 500 y 800 calorías adicionales y superaban las recomendaciones dietéticas diarias de consumo de grasas saturadas, azúcares añadidos y cafeína. Y tampoco alcanzaban el consumo recomendado de alimentos saludables, como cereales integrales y fibra.

Una de las razones por la que la carencia de sueño de calidad podría llevar a comer en exceso es porque estimula el hambre y afecta a las señales hormonales que informan al cerebro que estamos saciados. De esta manera, los niveles de insomnio pueden influir en el hipocampo, la región del cerebro que regula la ingesta de alimentos, y a su vez el consumo de alimentos azucarados y grasos provoca una actividad anormal del hipocampo, de modo que con sueño podría ser más difícil evitar los antojos de dulce y alimentos poco saludables.

De ahí que Aggarwal considere que para quienes buscan dormir mejor y comer de una manera más saludable es muy importante entender este vínculo entre sueño y dieta, y cómo la falta del primero puede desequilibrar la segunda haciéndonos comer más de lo que deberíamos, consigna La Vanguardia. 

Por esta razón, es recomendable revisar con ojo crítico nuestros comportamientos cotidianos, nuestra hora de ir a la cama y lo que comemos durante el día, entre comidas y antes de acostarnos, para saber qué es lo que se puede mejorar.

Foto: Shutterstock.

Etiquetas