Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Si finalizas tus correos electrónicos con esta frase tienes más posibilidades de que te respondan

Una simple palabra o frase puede aumentar significativamente las posibilidades de que tus mensajes enviados, obtengan respuesta.

Una inmensa cantidad de correos son ignorados por sus destinatarios, gran desazón provoca no recibir respuesta a esos mensajes en los que se invierte tiempo y, requieren contestación. Dispuestos a encontrar el motivo de esta indiferencia de los receptores, Boomerang estudió el final de 350 mil e-mails, para determinar si existe alguna manera de asegurar una respuesta.

shutterstock_567650566

El estudio no contempla el análisis del cuerpo del e-mail, sino que se enfoca exclusivamente en la última frase del correo. La manera en la que finalizas el mensaje, puede mejorar tus posibilidades de recibir una respuesta. La clave y solución  a este dilema es: la gratitud. Es de buena educación agradecer, pero ojo, que no es lo mismo decir “gracias” que “gracias de antemano”.

Un 47,5% de los correos analizados recibieron respuesta y,de esa mitad, 1000 terminaban con la frase thanks in advance: “gracias de antemano”.

De acuerdo con Boomerang, terminar los correos con esa frase, incrementa en un 38,3% las posibilidades de obtener una respuesta. Es la frase más efectiva, después le sigue la palabra “gracias” y finalmente , las expresiones king regards y best, equivalentes a decir: “saludos cordiales” o “lo mejor para ti”.

Así queda la lista en inglés:

  • Thanks in advance +38,3%   (gracias de antemano)
  • Thanks +32,6%                        (gracias)
  • Thank you +21,9%                  (gracias a ti)
  • Cheers +14,5%                         (expresión coloquial y cordial para despedirse)
  • Kind regards +13,5%              (saludos cordiales)
  • Regards +12,6%                       (saludos)
  • Best regards +11,4%                (los mejores deseos)
  • Best +7,8%                                (lo mejor para ti)

La muestra del estudio es enorme, pero hay que tener en cuenta que la expresión “gracias de antemano” se usa específicamente cuando se requiere algo del destinatario, por lo que es probable que siempre exista una respuesta.

Aun así, el 34,3% de los e-mails que acaban en “gracias de antemano” no son contestados y, suponemos, se pierden en alguna bandeja de entrada.

Fotos: shutterstock/pixabay

pixel