Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Si creías que el Ice Bucket Challenge era una tontería después de ver esto cambiarás de opinión

Fue el desafío viral que se tomó las redes sociales en 2014. Internet se llenó de famosos y anónimos lanzándose encima un cubo con agua helada y desafiaba a otro para que lo hiciera.

Muchos creyeron que era un tonto juego y que quienes lo hacían buscaban más fama en Internet. Pero se equivocaron.

A dos años de que comenzara el fenómeno, por fin hay resultados positivos para encontrarle una solución a una extraña y dolorosa enfermedad llamada “ELA” (esclerosis lateral amiotrófica). El famoso científico Stephen Hawking la padece.

Stephen Hawking

Algunos se preguntarán, ¿por qué tenía que ser un cubo de agua helada? Sucede que con el agua a muy baja temperatura, mojando el cuerpo, la gente pudo experimentar por unos segundos lo que sienten los pacientes de ELA cada día. Es una enfermedad devastadora sin cura y que se cobra la vida de las personas que la sufren en tres o cinco años.

El desafío lo han hecho famosos como el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg y el creador de Microsoft, Bill Gates.

La campaña del Ice Bucket Challenge triunfó tanto que según la ALS, asociación que agrupa a los pacientes y apoya la investigación del ELA en Estados Unidos, se recaudaron más de 115 millones de dólares en todo el mundo y recientemente se han visto sus resultados.

Cadena de ADN

Los científicos financiados con los fondos han descubierto una variante genética asociada con la enfermedad hereditaria. Se trata del gen NEK1 y es uno de los más comunes que contribuyen a la esclerosis lateral amiotrófica. Hicieron el descubrimiento al comparar los genomas de miles de pacientes con la composición del ADN de personas sanas.

John Landers

“La colaboración mundial entre los científicos, que fue realmente posible gracias a las donaciones del Ice Bucket Challenge, llevó a este importante descubrimiento”, explicó John Landers, científico de la Universidad de Massachusetts Medical School.

La publicación de los resultados de la investigación fueron publicados recientemente en la revista Nature Genetics y esto puede ser el comienzo para encontrar una cura definitiva a una dolorosa y cruda enfermedad.

Fotos: Wikipedia / Shutterstock.com / Massachusetts Medical School University