Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Si bebiste alcohol en exceso en tu juventud, tus futuros hijos pagarán las consecuencias

La ingesta excesiva de licor no solamente afectaría el desarrollo cerebral de los jóvenes, sino que además a su descendencia.

La diversión en la juventud se ve traducida, mayoritariamente, por fiestas, trasnoche y mucho exceso de alcohol, una etapa de la vida que no importa nada más que pasarla bien y vivir “el momento” con amigos y bebidas en todos sus formatos, pero este consumo repetitivo en la adolescencia podría afectar algunas funciones cerebrales en la próximas generaciones de esa persona, de acuerdo a un estudio realizado por doctoras de la Universidad de Loyola de Chicago, Estados Unidos, publicado en un artículo por Infosalus, donde podría traer consigo enfermedades desde trastornos metabólicos a cuadros de ansiedad y depresión.

De acuerdo a este estudio realizado por las doctoras Toni R. Pak y Anna Dorothea Asimes, el cual también fue presentado en la reunión anual de “Neuroscience 2016”, realizada en San Diego, se explicó en extenso los problemas que podría acarrear el exceso de alcohol en los descendientes de aquellas personas que bebieron desproporcionadamente en su juventud, donde se explicó que aparte de afectar el desarrollo cerebral de la misma persona que lo consume, también podría afectar al cerebro de sus futuros hijos.

shutterstock_521896204

Para poder realizar este estudio, se realizó la prueba en ratas, puesto que existirían muchas similitudes entre los roedores y el ser humano, en funciones del hipotálamo y también de la manera en que afecta el alcohol en el metabolismo. Reunieron un grupo de ratas adolescentes, entre machos y hembras, y a estas las expuso al alcohol en cantidades similares, luego de estar nuevamente sobrias se aparearon, y durante el embarazo las hembras no estuvieron expuestas al alcohol, pero éstas luego fueron comparadas con un grupo de que si estuvo sometidas al consumo de alcohol.

El estudio basado en el análisis de estos roedores, encontró que el exceso de alcohol en la adolescencia, alteraba considerablemente los interruptores de múltiples genes en los cerebros de los jóvenes. Al momento en que los genes se activan, envían señales a las células para que produzcan proteínas, que en el último tramo, controla los rasgos físicos y del comportamiento de la persona, por lo que se determinó que la descendencia de las ratas que estuvieron expuestas al alcohol, sus genes que normalmente se enciende, se pagó y encendió en varias ocasiones.

Tras la investigación pudieron comprobar y analizar los efectos que provocaron en los genes del hipotálamo, parte del encéfalo situada en la zona central de la base del cerebro que controla el funcionamiento del sistema nervioso, descubriendo los múltiples diferencias cuando el padre o la madre consumía alcohol, aumentando los cambios en las ratas que consumieron alcohol.

Fotos: Shutterstock

pixel