Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Ser tímido no es malo y lo confirman estos famosos que alcanzaron el éxito

Connotados artistas, escritores y científicos han reconocido que su timidez los ha paralizado muchas veces, pero no les ha impedido alcanzar el éxito.

Si eres una persona tímida, debes conocer la historia de muchos personajes famosos que no tenían habilidades para sociabilizar, pero superaron su escasa confianza en sí mismos, alcanzando el éxito y el reconocimiento mundial en sus áreas.

En abril de 1958, la gran escritora de novelas policiales Agatha Christie, asistió a una fiesta en su honor para celebrar que su obra de teatro “La Ratonera” registró el record de 2.239 funciones en el Reino Unido, por lo que llegó hasta el exclusivo Hotel Savoy con su mejor look.

agatha-christie-ft

Pero lucía tan elegante que el portero del recinto no la reconoció y no la dejó ingresar al evento. A sus 67 años, la célebre autora no hizo nada, se quedó sola en la sala de estar, mientras todos los invitados gozaban del festejo.

Así lo reveló ella misma al expresar que “estuve paralizada por mi miserable, horrible e inevitable timidez”. Sin embargo, esta característica de su personalidad no le impidió escribir 66 novelas y varias obras de teatro durante su prolífica carrera.

La conocida actriz y modelo Keira Knightley también ha confesado que se paraliza al asistir a alguna fiesta o ceremonia, al igual que el cantante inglés Morrisey.

Keira

¿Qué diferencia a una persona tímida de una introvertida?

Según la escritora Susan Cain, los tímidos necesitan estar acompañados, pero al interactuar con otras personas se muestran nerviosos e interiormente siempre piensan en qué están pensando los demás acerca de ellos.

En cambio, los introvertidos necesitan pasar tiempo a solas y no le dan mucha importancia a lo que piensen los demás. Un claro ejemplo de una persona introvertida es el fundador de Microsoft, Bill Gates.

shutterstock_155863772

La timidez como estrategia evolutiva

El padre de la Teoría Evolutiva, Charles Darwin, consideraba que él carecía de habilidades sociales y le costaba mucho hablar en público, por eso se dedicó a escribir sus tesis científicas.

Algunos biólogos seguidores de Darwin han establecido que esta característica de la personalidad puede ser trasladada al reino animal, donde los ejemplares más atrevidos obtienen las mejores presas y también parejas, pero los más tímidos sobreviven más años, debido a que evitan los enfrentamientos y no se arriesgan.

shutterstock_153535766 (1)

El historiador cultural Joe Moran escribió un libro sobre la timidez, llamado “Las violetas se encogen”. En una entrevista para la BBC, el seguidor de Darwin explicó que esta característica de la personalidad permite que el individuo tenga la capacidad de autoatender lo que está pensando y sintiendo, y lo hace sentirse parte de un grupo de sujetos.

“De esa forma, tendemos también a pensar en lo que los demás piensan de nosotros, aunque eso sea incómodo a veces”, señaló y prosiguió indicando que esta inseguridad se agrava al utilizar el lenguaje, debido a que no siempre se encuentran las palabras adecuadas para decir lo que se quiere.

De acuerdo a su teoría, esta dificultad sería percibida más concientemente por los tímidos, quienes tienden a revivir conversaciones o situaciones para revisar lo que pudieron haber dicho o hecho.

Fotos: Shutterstock

pixel