Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Se pesaba 40 veces al día para no subir de sus 30 kilos: ahora se recupera modelando

Alice Mitchell, actualmente de 18 años, convivió por mucho tiempo con una anorexia severa que la tuvo al borde de la muerte y pesando sólo 30 kilos.

La oriunda de Canterbury, Inglaterra, actualmente pesa 57 kilos, pero en un momento la balanza estaba tan por debajo de esta cifra que su pelo comenzó a caerse y sus órganos dejaron de funcionar normalmente.

“Cuando estaba mal apenas podía comer una cucharada de comida, y sí lo hacía me tomaba mínimo tres horas, mi cuerpo estaba tan cansado que no podía respirar normalmente”, contó la chica a The Sun.

Pese a que no superaba los 30 kilos de peso, la joven estaba tan obsesionada con no subir ni un sólo gramo que se pesaba mínimo 40 veces al día, con la esperanza de perder más peso.

Modelo anoréxica

¿Pero qué fue lo que la ayudó a salir adelante? Alice cuenta que su proceso de recuperación se ha visto potenciado gracias a su ambición de ser modelo, la que poco a poco ha ido logrando.

“Siempre he estado muy preocupada por mi carrera, por eso cuando estaba en mi peor momento sabia que necesitaba mejorar para así tener mejores chances de convertirme en actriz y modelo”, narró.

El cambio, sin embargo, también se debió a una advertencia médica, puesto que tal era su estado de delgadez, que en 2013, los médicos le decretaron que si no paraba sus malos hábitos moriría dentro de un mes.

Alice Mitchell

Antes de su anorexia, Alice sufrió de trastornos de “atracones” entre los 7 y 11 años, en los que podía consumir 4.500 calorías diarias.

“Volvía del colegio y me armaba un plato gigante de papas fritas, torta, helado, queso, frutas, carne, etc, antes de cenar. Fue entonces cuando comenzaron a burlarse de mí por ser gorda y eso terminó teniendo un gran impacto porque nunca me gustó la manera en que me veía”, afirmó la joven.

Así fue como la ausencia de alimentación se apoderó de su vida, teniendo días en los que no podía levantarse de la cama.

Afortunadamente, durante los últimos dos años Alice ha logrado dejar atrás el trastorno alimenticio subiendo hasta los 57 kilos, pero reconociendo que nunca saldrá completamente de su vida.

Alice Mitchell en bikini

“Nunca podría decir que he vencido la anorexia, no creo que me pueda recuperar totalmente. De hecho, recuerdo cuando pesaba 30 kilos como si fuera ayer”, concluyó.