Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Se hizo pasar por ciego y pidió que le revisaran un boleto ganador de la lotería

El youtuber Johal quiso poner a prueba la honestidad de las personas frente a una persona ciega.

Como sociedad, tendemos a creer que cuidamos de aquellos que lo necesitan sin importar si es alguien conocido o alguien completamente extraño. La mayoría de la gente no se aprovecharía de algunos de los miembros más vulnerables de nuestra sociedad, ¿No es verdad? ¿O es posible que las personas honestas son muchas menos de las que quisiéramos admitir?

Un youtuber llamado Johal planteó esta pregunta en forma de experimento social. El concepto era simple: Hacerse pasar por una persona ciega, visitar dos barrios muy diferentes de Los Ángeles y descubrir si los vecinos tienden a ser más honestos o a aprovecharse de alguien que no podía defenderse.

foto1

Lo que descubre es inquietante e inspirador por partes iguales, y prueba que a veces las más sinceras y hermosas cosas provienen de los lugares más insospechados.

Su más reciente experimento incluyó anteojos negros y un bastón. Pretendía ser ciego con la idea de mostrar que tan confiable podría ser la gente.

foto2

Llevó a cabo el experimento en dos lugares diferentes, una parte rica de la ciudad y una parte pobre para ver si las situaciones difieren.

foto3

Le hizo a los desconocidos la misma pregunta: sosteniendo un ticket de lotería para raspar que había ganado 500 dólares y les preguntaba qué decía el ticket.

foto4

Como pueden imaginar, los resultados fueron bastante chocantes. ¿Qué piensan que sucedió en esta situación? ¿Creen que determinada gente estaría más dispuesta a decir la verdad que otra?

foto5

Primero visitó el área más rica de la ciudad, se acercó a un hombre y le dijo que su madre la había dado el billete de lotería que tenía en la mano y le dijo que había ganado pero el quería confirmar si era cierto.

foto6

Cuando el hombre se dio cuenta de que era ciego, simplemente tomó el ticket y empezó a caminar alejándose de él. Ni siquiera le dijo una palabra cuando le robo el ticket.

foto7

Un segundo hombre en el mismo vecindario reaccionó de la misma forma:

  • “No, no es un ticket ganador, para nada”
  • “¿Estás seguro?”, preguntó Johal
  • “Sí, lo mire 2, 3 veces, no es un ganador”

foto8

Lo interesante es que en el vecindario pobre las cosas fueron distintas, cuando le mostró su ticket a un hombre que dormía en la calle no creerán la respuesta que le dio.

foto9

Es así, la gente que vivía en el vecindario más pobre le dijo la verdad. Cuando eso sucedía, Johal les contaba quién era y sobre qué trataba el experimento y les daba $10 dólares en agradecimiento a su honestidad.

foto10

Aquí está el video en el que explica por qué hace estas cosas.

Fotos: Captura YouTube

pixel