Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Se hizo famoso por posar con un león muerto y la vida se encargó de cobrar venganza

Luciano Ponzetto fue duramente criticado en redes sociales por compartir fotografías de él y los animales que cazaba en redes sociales. Además era veterinario.

Algunas personas siguen cazando animales sin tener ningún tipo de consciencia, especialmente porque en varios países no está prohibido por la ley. Este es el caso de Luciano Ponzetto, quien durante los últimos meses se había convertido en el hombre más odiado a nivel mundial.

Él era un veterinario muy respetado en Italia e inclusive tenía su propia clínica. Pero todo cambió cuando el año pasado comenzó a compartir fotografías en las que posaba junto a los animales que cazaba. Como era de esperarse, desató la ira de ecologistas y animalistas. Las imágenes comenzaron a viralizarse en Internet y cada vez más gente sabía lo que estaba pasando, muchos no podían entender la contradicción de este médico veterinario. Llegó a un punto en el que se creó una página de Facebook para avergonzarlo e incluso recibió amenazas de muerte, pero él sólo respondió que “no es incompatible con cazar, ni moral ni profesionalmente”, cuenta Bored Panda.

interior 1

Irónicamente fue la última ida de caza de Luciano Ponzetto, la que acabó con su vida. Según el diario The Sun, el veterinario se encontraba durante una jornada de cacería de aves silvestres cuando resbaló sobre una zona helada que le hizo perder el equilibrio, lo que provocó que cayera por un barranco de 30 metros. Policías italianos fueron inmediatamente en su rescate pero Ponzetto había fallecido en el mismo instante de la caída.

“Su cuerpo fue recuperado en helicóptero y llevado a un hospital… Parece que se resbaló y cayó mientras cazaba. Murió instantáneamente y no se pudo hacer nada”, afirmó uno de los oficiales.

interior 2

El polémico veterinario que cazaba animales generó una reacción muy negativa en las redes sociales durante meses, convirtiéndose en uno de los hombres más despreciados del mundo digital. Y ahora, como salido de una ironía, fallece haciendo su mayor “hobby”.

Nunca se debe desear la muerte pero digamos que, esta vez, el karma se encargó de él.

Fotos: Luciano Ponzetto

pixel