Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Refugiados del desastre nuclear de Japón regresan a su ciudad fantasma ¿el resultado? Totalmente desgarrador.

El desastre nuclear de Fukushima Daiichi obligó a más de 80.000 residentes japoneses a evacuar las zonas cerca de Fukushima, convirtiéndolos en refugiados nucleares. El 2011, los accidentes nucleares japoneses ocurridos el 11 de marzo del 2011 dieron lugar a tres fusiones nucleares y liberación de material radiactivo, el 12 de marzo. Después de cuatro años del terremoto y la tragedia del tsunami en la tierra del sol naciente, los residentes locales de Fukushima están regresando a sus casas, sin embargo están preocupados de que su ciudad natal se convierta en una ciudad fantasma.

Los fotógrafos franceses Carlos Ayesta y Guillaume Bression conversaron con algunos de los refugiados del desastre nuclear, cómo se sentían al volver a casa luego de una emocional turbulencia. Sus experiencias a continuación:

De regreso con la familia

111111111111111

Midori Ito se encuentra en un supermercado abandonado en Namie. Aquí, nada ha cambiado desde el desastre. En un panel, incluso se puede leer la oración “productos frescos” en japonés. Justo después de la catástrofe que evacuó a Minami Aizu debido a los riesgos de salud asociados con la radioctividad. Finalmente regresó a vivir con sus hijos en la ciudad de Koriyama, situada a unos 60 km de la planta.

No es fácil regresar a casa.

22222222222222222222222222

Rieko Matsumoto está en una lavandería. Ella es un nutricionista y consejera. “El día del terremoto, yo estaba trabajando con un cliente de Filipinas, que estaba allí por primera vez. Estaba lista para medir partes de su cuerpo y ella estaba a punto de quitarse la ropa cuando la tierra comenzó a temblar. Ella me habló en japonés hasta ese momento, pero cuando ocurrió, de repente comenzó a gritar en inglés”.

3333333333333333333333

Shigeko Watanabe dirigía una pequeña empresa de impresión en el centro de la ciudad de Namie. Ella nunca volverá a reabrir su negocio. “Personalmente, creo que la descontaminación no tiene sentido porque nadie va a volver aquí de todos modos. Sólo los hombres dicen que van a regresar, pero nosotras las mujeres somos más fuertes que ellos y nos arreglamos para hacer frente a la cabeza con la verdad. El gobierno de Estados Unidos empuja fuertemente para que nos preparemos para el regreso, pero para mí, la ciudad de Namie será destruida. ”

Más del 80% de las personas no quiere regresar

44444444444444444

Kanoko Sato está en un gimnasio de una escuela en el distrito Ukedo, ésta fue destruida por el tsunami y dejada así desde el desastre. “Si no fuera por este proyecto, yo nunca habría visto esta zona prohibida con mis propios ojos.  A pesar de que viva en Koriyama, que está lo suficientemente cerca, no sabía qué tan mal estaba este lugar devastado, hasta hoy”.

Todos temen que la ciudad de Namie se convierta en un pueblo fantasma.

55555555555555555

Yasushi Ishizuka se encuentra en una sala de juegos japonesa en la ciudad de Tomioka. El edificio fue fuertemente afectado por el terremoto y ha permanecido abandonado desde el desastre.

Pero hay personas que aman su ciudad natal más que nada.

66666666666666666666

Setsuro Ito es veterinario. Él cuida de los animales, especialmente de vacas que viven en la zona prohibida. Aquí, está sentado en un bar. Él se fue de Japón para vivir en Brasil cuando tenía 30 años de edad, pero después del 11 de marzo, decidió volver a su país para ayudar a los agricultores de la zona de exclusión que decidieron no sacrificar su ganado. Actualmente vive en la ciudad de Fukushima.

Trasladado a la ciudad de Iwaki, donde el nivel de radiactividad es muy bajo.

j7

Katsuyuki Yashima está sentado en su propio taller. En el momento del accidente, él y su esposa empleaban a 15 personas. Su empresa no volverá a abrir y tampoco cree que van a volver a vivir en Namie, incluso después que la ciudad vuelva a abrir. “No voy a volver porque no puedo reiniciar mi negocio. En 10 años, Namie será una ciudad fantasma. Según una encuesta, sólo el 20 % de los habitantes de Namie quiere regresar. Poco a poco, a medida que pasan los años, la gente va a reconstruir sus vidas en otro lugar, y, al final, nadie va a volver”.

Las mujeres son mentalmente más fuertes.

j1

Hidemasa y Michiko Otaki están en su vieja peluquería en Tomioka, una ciudad muy afectada por el tsunami, ambos fueron evacuados tras el accidente nuclear. Ella practica esta profesión durante 40 años. “Yo acababa de terminar un corte cuando ocurrió el terremoto. Después del accidente, hemos pasado de un albergue a otro, empecé a cortar el pelo de los otros refugiados. Un día, yo estaba hablando con otra refugiada y ella me dijo que había una casa libre a 40 km al sur de la planta. Aquí es donde he vivido durante más de 2 años”.

No regresar para siempre

Retrace our steps / Revenir sur nos pas

Kazuhiro Onuki está en su antigua casa en Tomioka. Antes del accidente, manejaba una librería y también una tienda de cerámica japonesa. Le robaron varias veces como resultado del accidente y todas las piezas valiosas desaparecieron. Esta habitación capta más o menos la atmósfera de su casa abandonada en la actualidad. Kazuhiro Onuki, fue  evacuado al área de Tokio con su esposa e hija. Participa regularmente en conferencias en las que se le invita a hablar de su experiencia de la catástrofe nuclear. Incluso regresa de vez en cuando para limpiar su casa, sin embargo no volverá a vivir aquí.

Muchas zonas de entretenimientos y centros comerciales están abandonados tal como los dejaron

j3

A pesar de que algunos fueron destruidos y robados

j4

Sin embargo, algunas personas están determinadas en volver a casa

j6

Aunque estén asustados de tener que irse pronto.

j5