Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

¿Qué pasa cuando juntas a un vegetariano y alcohol? El pecado se hace carne

Todos tenemos un amigo vegetariano, que es el gran problema para los almuerzos, sushi, asado, malón, ágape de cualquier tipo. El exquisito simplemente no comerá carne, sea cual sea la razón (derechos animales, alergias, mañoso o la moda del momento). Pero cuando creíamos que no había vuelta atrás, aparece este interesante estudio, que puede cambiar todo nuestros panoramas.

Después de muchos vasos de alcohol, la gente es conocida por dejar resbalar su costumbres personales. De acuerdo a un nuevo estudio realizado en Gran Bretaña, un importante número de vegetarianos comete el mayor de los pecados al estar ebrios: comen carne.

Ellos mismos lo aceptan, su otro yo, su demonio interno los lleva a tomar un pedacito de carne, para tocar los granos de sal con la lengua, masticarlo y sentir el jugoso filete en la boca. Saborearlo, solo para seguir comiendo sin parar.

El sitio web de descuentos VoucherCodesPro dirigió una encuesta, en la que 1,789 británicos declararon ser vegetarianos,  el 37% de los encuestados admitió comer carne cuando han estado en un estado etílico deplorable.

La mayoría de los encuestados (63%) dijeron mantener sus códigos dietéticos, sin importar cuan borrachos estuvieran o cuánto hubiesen bebido. Pero de aquellos que admitieron haber pecado, haber caído del vagón, la mayoría confesó que no solo les ha pasado una vez, si no que es muy común.

Cuando se les preguntó cuan seguido comían carne:

34% cada vez que tenían una noche de borrachera

26% con bastante frecuencia

22% Raramente

18% Ocasionalmente

La carne más popular entre los vegetarianos borrachos es la de kebab. Hay que tener en cuenta que en Gran Bretaña, es muy común encontrar tiendas de kebab, tanto como pizzerias en New York. Las hamburguesa de vacuno fueron el segundo snack preferido de los vegetarianos, seguido del bacon, pollo y salsas de cerdo.

Eww…¿soya?

Estos “vegetarianos” gastan un promedio de 7,40 dólares es sus carnes de medianoche.

Pero eso no es todo, el 69% de los confesados dijeron que nunca les contaron a otros que comieron carne.

Y es que las estadísticas tampoco son prometedoras, el 2014 un estudio dirigido por el Consejo de Investigación Humana concluyó que un 84% de los americanos vegetarianos eventualmente empezarán a comer carne de nuevo en algún punto de sus vidas.