Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Ser un padre imperfecto es lo mejor que puedes hacer para criar a tus hijos

La escritora Heather Havrilesky publicó una columna donde nos abre los ojos y nos advierte que buscar la perfección en la crianza no nos lleva a nada.

Se nos dio la oportunidad de ser padres. Maravilloso, todo un desafío. Y como la mayoría lo vemos con un nuevo reto, buscamos ser padres ejemplares, modelos a seguir para nuestros hijos. Queremos que ese pequeño ser sea un ejemplo de bien y tenga las herramientas suficientes para enfrentar este difícil mundo, Pero la escritora Heather Havrilesky plantea que nuestra búsqueda de la perfección en la crianza no es recomendable. Todo lo contrario.

foto1bebe

“Hazle un favor a tu hijo: sé un padre imperfecto” se titula su columna publicada en la revista New York Magazine donde reflexiona sobre la importancia de enseñarles a nuestros hijos que no existe la perfección en este mundo.

“Esta búsqueda de ser perfecto y de criar niños perfectos crea una ansiedad en los pequeños, quienes creen que todo lo que no es perfecto es inaceptable”, afirma Heather Havrilesky.

noperfeccion

“De hecho, apuntar a una perfección sólo lleva a malas decisiones. Como cuando intentas pasar junto a tu hijo 24 horas, siete días a la semana, incluso si eres alguien que realmente no es adecuado para un estilo de vida rigurosa e implacable”, asegura.

mamikeepcalm2

“Tratar de ser alguien que no eres podría desafiarte y enseñarte algunas importantes lecciones y abrir tu mundo para nuevas experiencias, pero también podría erosionar lentamente tu sanidad y sentido de bienestar, además de la capacidad para mantener la calma y aceptar bajo coacción”, señala la escritora.

Los padres muchas veces queremos demostrarle a nuestros hijos que sabemos todo o al menos mucho. Havrilesky plantea que esto es un error garrafal.

“No debes mantener la sabiduría y honorabilidad en cada segundo de cada día sólo porque eres padre. Un momento de debilidad no quiere decir que estés fallando. Prestar atención a tus preferencias y límites no quiere decir que seas egoísta. Puedes intentar hacerlo mejor pero también aceptarte a ti mismo por lo que eres ahora mismo”, sostiene.

padreeduca2

“Cada una de estas cosas no son incompatibles con las otras. Simplemente estás tratando de ser feliz para que así puedas modelar la felicidad, la que de hecho es tu primer y más importante trabajo como padre. Tus niños necesitan saber cómo es la felicidad”, plantea la escritora estadounidense.

Heather Havrilesky finaliza planteando  algo que todos sabemos, pero nos cuesta aplicarlo en la crianza de nuestros hijos y en la vida en general “Tal vez podrás ser razonablemente feliz, pero nunca serás perfecto. Así que sácate la perfección de tu cabeza.”

Fotos: Shutterstock

pixel