Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Pingüino de Magallanes viaja 8 mil kilómetros al año para visitar al hombre que le salvó la vida

“Todo el mundo decía que no iba a volver, pero ha regresado durante los últimos cuatro años”, cuenta Joa Pereira de Souza, de 71 años, respecto al comportamiento de un particular hijo adoptivo, el pingüinos de Mallaganes, “Dindim”.

Fue el mismo Pereira, albañil y pescador brasileño jubilado, quien bautizó al ave con ese nombre, luego de rescatarla de unas rocas de Río de Janeiro, cubierta de petróleo y moribunda en 2011.

Durante semanas el hombre cuidó y alimentó a “Dindim”, dándole una dieta que le devolviera sus fuerzas. Una vez sano, lo devolvió al mar para que regresara a las costas del sur de Chile y Argentina, donde los pingüinos de su especie viven durante una temporada para alimentarse.

Para sorpresa de Peireira, tras 8 meses de haberlo dejado en libertad, el ave regresó a la playa donde escapó de la muerte, durante estos últimos 4 años.

“Lo quiero como si fuera mi hijo y creo que él también me quiere”, declaró el brasileño a Globo TV.

“Se acuesta en mi regazo, me deja lavarlo, darle sardinas”, agregó el hombre, apuntando que nadie más se puede acercar al ave que llega en junio y se marcha en febrero.