Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Esta pastora alemana perdió su pierna cumpliendo su deber y así reconocieron su valentía

Lucca es una miembro importante del cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos, cuya última misión fue en Afganistán, para apoyar en la búsqueda de minas artesanales. Lamentablemente se lastimó gravemente la pata delantera derecha y debió ser amputada.

A cuatro años de perder su pierna, la can recibió un reconocimiento militar en Londres por las 400 misiones que completó durante todo su servicio, que fue encabezado por la fundación People’s Dispansery for Sick Animals (Centro Médico Popular para los Animales Enfermos).

El reconocimiento a Lucca es el más alto que cualquier animal del mundo puede obtener al servir en conflictos de la milicia, y se ha entregado desde 1943.

Lucca-victoria-cross-505359

“Lucca es muy inteligente, leal y con una motivación para el trabajo como perro de búsqueda. Es la única razón por la cual estoy de vuelta en casa con mi familia. Soy afortunado por haber trabajado con ella”, comentó Christopher Willingham, Sargento de Artillería que vive con la pastora alemana en California, tras la ceremonia a la que también fue invitado.

La perrita realizó su trabajo militar entre Irak y Afganistán, donde desarrolló labores de búsqueda de explosivos, protegiendo la vida de miles de miembros de las tropas de Estados Unidos. Esto lo cumplió con éxito, puesto que durante su labor ningún militar de su grupo falleció.

Lucca-505403

Su gloriosa carrera terminó en marzo de 2012, cuando se encontraba con el coronel Juan Rodríguez en Afganistán, quien relató que “la explosión fue tremenda y de inmediato temí lo peor en cuanto a Lucca”.

“Corrí hacia ella y la vi luchando por levantarse. La llevé al refugio, apliqué un torniquete en su pierna herida y llamé a los médicos para que la atendieran”, concluyó Rodríguez sobre el accidente de Lucca.

lucca

“Lucca es muy inteligente, leal y con una motivación para el trabajo como perro de búsqueda. Es la única razón por la cual estoy de vuelta en casa con mi familia, y soy afortunado por haber trabajado con ella”, cuenta un emocionado Willingham.