Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Pareja con historia igual a “Bajo la misma estrella” sufre un trágico desenlace

La pareja se conoció cuando ambos tenían 18 años y, tras dos años de relación, decidieron casarse en 2011.

El año pasado, Katie Prager, de 26 años, quien sufre de fibrosis quística, luchó con todas sus fuerzas para lograr un trasplante de pulmón, lo que se logró luego que su historia saliera a la luz en la prensa estadounidense.

Su esposo, Dalton Prager, de 25 años., cuyo diagnóstico también es fibrosis quística, también logró ser trasplantado.

Es así que la pareja vivió una historia similar a la retratada en la novela de John Green “Bajo la misma estrella”, puesto que ambos soñaban que los nuevos órganos les permitirían tener un mejor estilo de vida, permitiéndoles viajar juntos y escribir un libro sobre su historia.

screenshot.3

Sin embargo, la semana pasada las esperanzas se derrumbaron para los enamorados, ya que Katie fue puesta en cuidados paliativos en su casa, dado que el trasplante no función y los doctores informaran que no hay nada que se pueda hacer por su salud.

“Mi cuerpo está tan casando”, confesó Katie a CNN en Español, aludiendo a que ha pasado el último año y medio de su vida entrando y saliendo del hospital.

Su esposo, en tanto, está luchando contra sus propios problemas médicos. Dalton sufrió un brote de linforma como resultado de su trasplante y desde entonces está en tratamiento, internado en el hospital Barnes-Jewish de St. Lous, Estados Unidos, lejos de su mujer.

screenshot.4

Ante el inminente final de su vida, Katie sólo desea Dalton sea tratado en el Centro Médico de la Universidad de Kentucky para que esté más cerca de ella.

“Si tan sólo podemos pasar un día y una noche juntos, estaremos felices con eso”, enfatizó la mujer sobre sus esperanzas antes de partir.

Un romance en medio de las adversidades

La historia de amor entre Katie y Dalton comenzó con un mensaje a través de Facebook cuando ambos tenían 18 años.

“Si alguna vez necesitas un amigo para hablar, puedes ponerte en contacto conmigo”, escribió Katie a Dalton en la red social, tras enterarse que estaba muy enfermo.

Ante esto, el hombre le respondió que no la conocía y ella insistió en el contacto, relatándole que también sufría de fibrosis quística y que estaba luchando por su vida.

Así fue que la comunicación fue constante en Facebook, hasta el punto que fijaron una fecha y se reunieron para conocerse en persona, pese a que Dalton sufría de Burkholderia cepacia, una peligrosa infección que podía haberse contagiado.

screenshot.5

“Le dije a Dalton que prefería ser feliz, muy, muy feliz, por cinco años de mi vida y morir antes que ser mediocramente feliz y vivir por 20 años”, declaró la mujer.

Dos años después de conocerse, en 2011, Dalton y Katie se casaron. Ambos tenían 20 años. Todo era felicidad, hasta que los peores temores médicos se hicieron realidad y ella contrajo el virus.

No obstante, Katie no se arrepiente de haber conocido a Dalton.

“No miro atrás porque realmente no puedo cambiar el pasado. He pasado este tiempo con Dalton, por lo que bien podría seguir viendo hacia adelante”, mencionó la joven.

¿Qué esperan del futuro?

Katie asegura que no se detiene a pensar por qué les tocó vivir tantos desafíos médicos y que “realmente no lo veo como algo injusto. Todos tienen sus propias batallas y Dios eligió esta batalla para mí. Si es el momento para que el Señor me lleve, esa es su decisión”.

Sin embargo, lo que si le preocupa son los gastos de su funeral, por lo que abrió una página en YouCaring para recibir donaciones.

Ante la pronta partida de este mundo, Katie aconseja:

“Sólo ámense unos a otros. Si alguien te hace enojar, perdónalo”.

Por lo mismo, ha estado comunicándose con las personas para pedir perdón y espera terminar su lista antes del momento del adiós.

7108dd3b-944f-45f6-ba28-88678ed752cd_profile

Asimismo, la joven le sugiere a todos que hagan lo que les hace feliz para no arrepentirse después. En su caso, ella lamenta no haber seguido estas palabras y haberse subido a su auto para ir a Florida.

“Siempre quise ir y nunca fui. Hubiera deseado subirme a mi auto e ir. Pero está bien. Estaré viendo Florida desde el cielo”, concluyó Katie.

Fotos: YouCaring

pixel