Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Odiarte a ti mismo ya no es una posibilidad: 5 pasos para convertir tus defectos en virtud

Erica Bartlett es una muchacha que ha pasado toda su vida triste por su baja autoestima. La gordura marcó un antes y un después a la hora de mirarse y valorarse más allá de lo superficial que es, en definitiva, tan sólo una máscara de lo que hay dentro.

kate cats fat thumbs up work out
Cuando tenía 24 años murió su mamá de un cáncer y, luego de pesarse y darse cuenta de que había llegado a las 259 libras, se dio cuenta de que la vida es mucho más corta de lo que parece y comenzó un tratamiento para recuperar su salud. Además de comer sano, Erica comenzó a quererse con estos cinco pasos que pueden cambiarte tu manera de verte al espejo.

pitch perfect movies lmfao fuck you middle finger

1. Conocer los factores desencadenantes

Tienes que saber qué desencadena el espiral de vergüenza. La terapia cognitivo-conductual se basa en la idea de que los pensamientos influyen en los sentimientos, que a su vez influyen en el comportamiento. El objetivo es reconocer sus patrones de pensamiento inútiles, desafiarlos y crear un nuevo hábito. Ya no pensar más en que para qué vas a ir al baile si nadie se fija en tí, la idea es pensar que por qué no ir al baile y probar a ver quién se fija en tí. El pensamiento es sobre lo mismo, el resultado no lo es.

movies pitch perfect lmfao fuck you middle finger

2. Explorar la realidad opuesta.

Que sea un juego. Por ejemplo, si usted está pensando “Nunca voy a bajar de peso,” darle la vuelta y dice a sí mismo: “Yo puedo bajar de peso.” La idea es provocarse y motivarse. Hacer del problema un objetivo claro.

end never looped appear

 

3. Poner fin a pensar en blanco y negro.

Las palabras “siempre” o “nunca” son absolutas y engañosas. “Nunca voy a tener éxito” o “Siempre me lío en mis entrenamientos”. Nada es ciento por ciento para siempre y mucho menos nada es nunca.

life never wait wsj

4. Que no juegue el peor de los casos en tu cabeza.

No te limites a pensar en las consecuencias negativas de lo que le está causando ansiedad. Hay que pensar que las causas de la acción probablemente no sean tan extremas como te imaginas.

Ese es el hallazgo de una nueva Universidad de Boston , un estudio que pedía a 20 personas que sufren de trastorno de ansiedad generalizada y 19 estudiantes sanos a imaginar repetidamente eventos positivos, negativos y neutros. Los que se preocupan no pudieron añadir un montón de detalles, mientras que el grupo que sí, podía expresar lo que pensaban que podría suceder.

summer view chicken break hunter montgomery

5. Cuestiónate a ti mismo/a.

Un reciente estudio realizado por psicólogos de la Universidad Estatal de Ohio demostró que los pacientes que fueron interrogados por sus terapeutas para desafiar sus creencias se sintieron menos deprimidos con el tiempo. Los investigadores pidieron a 55 pacientes que participaron en un curso de terapia cognitiva para la depresión, llenar un cuestionario al inicio de cada período de sesiones acerca de sus síntomas. Las preguntas más socráticas ayudaron a los pacientes a ser más positivos. Por ejemplo: Si un paciente dijo: “Yo soy un fracaso porque estoy divorciada,” el terapeuta le preguntaba: “¿Es todo el que experimentó el divorcio un fracaso? ¿Puedes pensar en alguien para quien eso no es cierto?”.

film comedy obama president obama racism

Así que ya saben, en el momento en que lo negativo se apodere de nosotros, aflorar lo positivo de la manera más lógica y sensata es un buen camino para encontrar en los problemas, objetivos y soluciones a corto o largo plazo. Nadie es completamente seguro de si mismo, así que tranquilos y tranquilas, que todos, al final, vamos a morir.

matthewjocelyn halloween dead zombie grave