Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

“Nunca te quise aquí, no eras parte del plan”: La carta de una mamá a la madrastra de su hija

Cuando Candice Curry supo que su esposo se volvía a casar sintió mucho enojo. Se preguntó quién sería esta nueva mujer, que ella nunca había conocido, que también formaría parte de la vida de su hija. Se imaginó que esta mujer odiaría a su hija. Tal vez sentiría un gran resentimiento con su hija solo por no tener un lazo sanguíneo.

Candice se llenó de ansiedades y preguntas sobre la nueva madrastra de su hija . Le molestaba esta desconocida sin siquiera conocerla. Entonces llegó el día en que lo hizo, Candice conoció a esta mujer, y se dio cuenta de todos los prejuicios que tenía.

Ella escribió en su blog Women With Worth una carta para la mujer que ahora está en la vida de su hija y su ex marido. La carta se hizo viral, obteniendo miles de opiniones.

1

Para la madrastra de mi hija,

Nunca te quise aquí. Tú simplemente nunca fuiste parte del plan. Crecer y soñar con mi familia nunca te incluyó. Yo no quería la ayuda de otra mujer para criar a mi hija. El plan de mi familia me incluía a mí, papá y nuestros hijos, no a ti… 

En mi mente eras una terrible bestia y a mi hija no le gustarías como madre en lo absoluto, ¡nunca! Tenía la esperanza de que serías casi poco atractiva y oré para que mi hija no se quisiera ver como tú. Su papá sabría que estaría apostando por lo segundo mejor. La maldad me invadió porque nunca quise enfrentar el hecho de que otra mujer sería la madre de mi hija en mi ausencia.

Entonces llegaste … 

3

Quería sentir resentimiento, pero tú lo hiciste imposible y rápidamente mi agradecimiento hacia ti creció.

Has aceptado a nuestra hija desde el principio y sin condiciones la has amado tanto a ella como a su papá, eso es un verdadero regalo para todos nosotros. Has incluido a nuestra hija en todo lo que haces y haces que se sienta querida y aceptada. Pones tu relación con ella por sobre tu relación con su padre y sólo una mujer valiente sabe cómo hacerlo con tanta gracia … “

2

Me comprometo a respetar siempre tu trato con nuestra hija. Me comprometo a no desvalorar la posición que tienes en su vida o hacerte sentir como que no eres su madre. Me comprometo a criarla agradecida de tener dos fuertes y valientes madres en su vida. A pesar de que nuestra situación es pacífica rezo para que ella nunca tenga que estar entremedio, pero si alguna vez se encuentra en esa situación me comprometo a ser un ejemplo para ella de lo que es co-crianza de los hijos.

Mujer preciosa, eres una joya rara y hermosa.

Dios te bendiga y te amo”.

La relación de esta familia es un ejemplo para las uniones de hoy en día.