Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Nuevo libro sobre la familia real británica revela la rutina alcohólica de la Reina Madre

La publicación desvela que Isabel Bowes-Lyon, la madre de Isabel II, bebía ginebra, vino, martini y champán a diario.

“La sola visión del vino me sube el ánimo. Sería una tragedia si no pudiera beber nunca más”. Esto fue lo que la Reina Madre de Inglaterra, Isabel Bowes-Lyon, le dijo a su marido, Jorge VI, en 1925, estando embarazada y, por tanto, privada de alcohol. 

Es precisamente la facinación de la madre de Isabel II por la bebida la que aborda un nuevo libro sobre la familia real británica, en el cual se revela su rutina alcohólica. En “Behind the Throne: A Domestic History of the Royal Household” (Detrás del trono: una historia doméstica de la casa real), el historiador Adrian Tinniswood recoge los testimonios de varios trabajadores de la casa real que relatan qué, cuándo y cuánto bebía la Reina Madre.

Entre estos, destaca Margaret Rhodes, sobrina y dama de compañía de la madre de Isabel II. Rhodes asegura que Isabel Bowes-Lyon bebía ginebra y también Dunnet –licor similar al vermú– antes del almuerzo; vino con la comida; un Martini antes de la cena y, por último, una copa de champán. Un hábito que, según la dama de compañía, “jamás variaba”.

El secretario privado de la Reina Madre, Colin Burguess, añade a este menú un vaso de oporto después del almuerzo –y posterior, por tanto, a la ginebra y al Dunnet–, un segundo Martini antes de la cena y una copa del champán francés Veuve Clicquot de vez en cuando en la comida. En sus memorias, publicadas en 2017, el hombre al servicio de la corona calificó a la Reina Madre como “una bebedora devota”.

El gusto por el alcohol de la abuela de Carlos de Inglaterra es de sobra conocido. En 2009, el escritor William Shawcross evidenciaba estas costumbres en su libro “Reina Isabel, la Reina Madre”, develando que en los años treinta, Isabel Bowes-Lyon, entonces duquesa de York, y un grupo de amigos fundaron una hermandad de bebedores. 

El apego a estos licores es, sin duda, un legado que ha dejado a su hija, la reina Isabel II de Inglaterra. En agosto de 2017, Darren McGradi, cocinero en Buckingham durante 11 años, desvelaba en una entrevista con Vanity Fair que Isabel II tomaba cuatro bebidas alcohólicas al día, una práctica muy similar a la de su madre, publica El País.

La primera bebida, poco antes de la comida, una ginebra con Dubonnet, rodaja de limón y mucho hielo. Un dry Martini suele acompañar sus comidas, que terminan con una onza de chocolate y una copa de vino. Y una copa de champán antes de irse a la cama. Alparecer, un hábito de familia.

Foto: Wikipedia.

pixel

Etiquetas