Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Murió y dejó esta casa de 3.000.000 de dólares. Nadie de su familia pudo tocar ni un centavo.

Lily Fardell siempre tuvo un alma caritativa. Su familia dice que gran parte de su vida se la dedicó a otros. A ayudarlos, siempre. Parte de eso es lo que quiso hacer también el día de su muerte.

lily01

Los últimos deseos de Lily, una australiana de Newcastle, al norte de Sydney conmovió a su país con lo que hizo. En su testamento dejó su mansión, valorada en 3 millones de dólares a la fundación “San Vicente de Paul”, que ayuda a los más necesitados.

lily02

La subasta para recaudar los fondos incluía todos los contenidos del interior de la casa, desde cuadros a muebles, pasando por vajilla e incluso sábanas de las mejores telas.

lily03

El sobrino de la señora Fardell, Michael Ellis, que había cuidado de Lily en sus últimos 15 años, cuenta no poder cuantificar la cantidad de recursos y tiempo que su tía invirtió en diferentes labores de caridad.

“Ella no podía tener hijos propios, pero amaba a los niños y dejó casi todo lo que tenía a una organización benéfica que los apoya”, cuenta Michael

El día de la subasta se acercaron cientos de curiosos dispuestos a donar dinero a las diferentes organizaciones a las que irá destinado el dinero recaudado, para dar refugio a los niños sin hogar y sus familias.

¿Qué harías tú con tu testamento? Cuéntanos en los comentarios