Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Mientras nadaba un tiburón lo atacó por la espalda y eso le salvó la vida

Luego del ataque sintió fuertes dolores en su espalda. Al ir al médico descubrió que quizás tenía las horas contadas.

Las vacaciones son el momento más esperado del año. Es el instante en el que por fin el trabajo y los estudios quedan atrás para dar rienda suelta al relajo junto a nuestros seres queridos. Muchos deciden por viajar y varios se trasladan directamente a la playa.

Lamentablemente en algunas ocasiones enfrentamos problemas al sumergirnos al mar. Animales peligrosos o descuidos terminan en catástrofes que lamentamos de por vida. Cuando se trata de accidentes relacionados con el mar, los ataques de tiburones tienen que ser uno de los más aterradores: nadie pensaría realmente en ser mordido por un tiburón como algo bueno. Sin embargo, pareciera que sí existe alguien

Eugene Finney estaba con su familia disfrutando de la playa en Huntington Beach, California. Todo parecía normal hasta que sintió que algo le golpeó en la espalda, lo que lo llevó a tropezar fuera del agua en estado de shock.

eugene01

Fue entonces cuando su hija le preguntó por qué estaba sangrando, y se dio cuenta de que había sido víctima de un ataque de tiburón.

eugene02

“Algo me golpeó por detrás. Nunca había sido golpeado así antes”, cuenta Eugene.

Esa noche Eugene empezó a tener bastante dolor en el pecho y en la espalda. Cuando regresó a Brighton, Massachusetts, de sus vacaciones, el dolor empeoró así que fue al Centro Médico St. Elizabeth.

eugene05

“El dolor fue causado por las contusiones al interior de la cavidad torácica debido a la fuerza del traumatismo”, segura Eugene.

Pero ahí fue cuando Eugene descubrió que el ataque podría haberle salvado la vida. Los médicos le encontraron un tumor canceroso del tamaño de una nuez que crecía en su riñón.

eugene04

“Si esto no hubiera ocurrido con el tiburón, causando este dolor en el pecho, nunca habría sabido sobre este tipo de cáncer”, dijo Finney.

Por suerte el tumor maligno de Finney no necesita radiación o quimioterapia, por lo que todo este accidente fue un verdadero salvavidas.

eugene03

“Me siento afortunado. Realmente siento que he recibido una segunda oportunidad en la vida”, aseguró.

Fotos: Eugene Finney / Captura Youtube

pixel