Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

¿Mi bebé seguiría vivo si no hubiera vuelto a trabajar? El mea culpa de una madre que te hará reflexionar

Amber Scorah es madre primeriza y le ocurrió un hecho que no se lo desearías ni a tu peor enemigo, pero lo que realmente quiso destacar la estadounidense es la reflexión que propone al final de su relato.

amber02

La mujer comienza contando de sus meses de post natal en el que se recuperó del parto y donde tuvo cercanía y generó un vinculo con su bebé, el que lo llamó Karl.

A medida que se acercaba el fin de su licencia, evidenciaba su angustia por separarse de su primogénito, que se sentía afortunada porque tuvo más tiempo que muchas mujeres para estar con su hijo, pero aún así no creía que era suficiente.

amber03

Luego de buscar junto a su esposo alguna opción viable para extender su periodo libre y poder estar más tiempo junto a Karl, Amber decidió contratar una guardería para dejarlo mientras  trabajaba.

El lugar se lo recomendaron varias personas, por lo que se sentía dentro de todo tranquila, pero inquieta por tener que cortar el vínculo por un rato.

amber04

Al momento de ir a buscarlo, no podía creer lo que veía. Su hijo ” yacía inconsciente sobre un cambiador, con los labios morados. La propietaria intentaba aplicarle reanimación cardiopulmonar, pero lo hacía de manera incorrecta”.

De ahí en adelante, la protagonista no paraba de cuestionarse la responsabilidad de lo ocurrido.

amber01

“¿Habría muerto si hubiera estado conmigo aquella mañana?” se preguntaba repetidamente Amber.

“Este artículo no es sobre la seguridad en las guarderías. No es una acusación contra la empresa para la que trabajo.(…) El artículo habla de que mi hijo murió a cargo de una extraña cuando debería haber estado conmigo”, aclara la madre.

Otras de las reflexiones que postulaba era:

“¿Por qué un padre o una madre deben sacrificar su puesto de trabajo, su capacidad de garantizar una atención sanitaria adecuada —o en el caso de muchos en peor situación que yo, poner comida sobre la mesa— a cambio de cuidar a sus hijos unos meses más allá del punto de vulnerabilidad?”

Termina su relato afirmando que quizás habría muerto igual, pero si no hubiera vuelto a su trabajo, por lo menos estaría bajo su tutela o en sus brazos, lo que la tranquilizaría.

¿Qué piensas de sus palabras? Cuéntanos en los comentarios.