Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Mamá, tengo Alzhéimer y quiero despedirme de ti

Esta es la dura historia de una madre que tuvo que cuidar a su propia hija con Alzhéimer.

Sin dudas, la vida para Beni Piedrabuena, de 76 años, no ha sido ni está siendo nada fácil.

Convivió durante 16 años codo a codo con el Alzhéimer, al lado de Juan, su marido a quien -con apenas 48 años- le comunicaron que padecía la enfermedad de la desmemoria.

Hoy su marido ya no está, pero increíblemente (o no) el mismo diagnóstico y a la misma edad recayó sobre Mari, la hija de Beni, hace ya casi siete años.

“Me podía haber pasado a mí y no a ella” dice Piedrabuena en El Periódico de Catalunya, publicación que reseña esta historia tan singular de vida.

Es que “el marido es una cosa y la hija otra”, remata.

aguaoscuridad

El corazón se detiene cuando recuerda cómo fue que se enteró de la enfermedad de su Mari. Y fue su propia hija quien llamó para contarle. Le pidió que fuera a la casa, que necesitaba despedirse. Nunca imaginó lo que iba a escuchar, dice Beni.

“Mamá tengo alzhéimer y quiero despedirme de ti porque dentro de poco ya no podré hacerlo”. Fue escuchar eso y fundirse en un abrazo.

Hoy habla de su hija y es como si hablara de otra persona. Cuenta que Mari sabía cuatro idiomas, era secretaria de dirección y buenísima persona.

“Ahora ni siquiera se comunica y desde hace poco ya no da besos, solo acerca los labios a tu mejilla”, cuenta Beni, quien además aclara que jamás se permite llorar. “Solamente cuando estoy sola, en mi casa”, apunta.

Beni piensa que la vida ha sido muy injusta con ella: a los 41 años salió victoriosa de un cáncer muy agresivo, tanto que apenas le daban nueve meses de vida. Sin embargo, su vida siguió, quizás porque todavía le faltaba cuidar a sus seres más queridos.

Foto: Darkday – Flickr / Shutterstock

pixel