Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Maestra le pidió a una madre “escoger mejor” la comida de su hija y todos se fueron en su contra

Un pastel de chocolate para una niña de tres años encendió la polémica en las redes sociales.

La mayoría de la comida que ingerimos a diario tiene aditivos que son perjudiciales para la salud. Así al menos lo confirman los estudios sobre nutrición. De ahí la importancia de alimentar de mejor manera a los niños, tratando de que sus comidas sean sanas.

Así lo cree una maestra de una escuela para preescolares de una ciudad del sur de Australia, quien tiene una preocupación especial por los menús que de los niños. En su intento por generar conciencia entre los padres, decidió enviar una nota a la mamá de una pequeña de tres años, pero nunca se imaginó que generaría una polémica, y menos aún que todos se irían en su contra, consigna Playground.

shutterstock_553429813

La madre en cuestión había enviado un alimento para su hija que a la profesora no le pareció adecuado para su edad, y por eso le mandó un mensaje de recomendación. A diferencia de lo que se podría pensar, la madre no se lo tomó para nada bien. Melinda Tankard Reist, una amiga de la mujer, publicó la nota en Facebook, con un duro mensaje para la profesora:

“Mi amiga (madre de 8 niños sanos, lo que sigue tiene relación con el hijo nº7) recibió hoy esta nota del parvulario de su hija de 3 años. Le he dicho que mañana le ponga 2 trozos y le diga a la profesora que se pierda”.

“Tu hija hoy ha comido pastel de chocolate, que pertenece a la categoría roja de comidas. Por favor, escoge una opción más sana”, dice la nota que envió la maestra.

Comer un pedazo de pastel de chocolate de postre con tan sólo 3 años y sin ninguna celebración de por medio, a todas luces no es la mejor opción para una niña. Pero en vez de verlo de esa manera, los usuarios de Facebook encontraron que la maestra había sido ofensiva con la madre y escribieron mensajes en su contra:

“Creo que ese mensaje es humillante. Sería mejor enviar una carta a todos los padres diciendo lo que está permitido y lo que no. ¡Que no hagan sentir a los padres como a niños de parvulario!”.

“¡Por Dios santo! No tenemos ningún derecho para decirle a la gente qué debe dar de comer a sus hijos”.

“¡A ver si no puede decidir cuándo le doy un capricho a mi hijo!”.

“¿Qué mensaje se le está dando al niño? ¿Que han hecho algo mal o que algunas comidas son malas?”.

Y tú ¿quién crees que tiene razón?

Fotos: Facebook/Shutterstock.

pixel