Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Los médicos dijeron que no viviría más de 2 años y mira lo que le ocurrió a este niño

A Chad Clowards le dijeron que su hijo no viviría más de dos años, pero, en lugar de darse por vencido, luchó por su hijo logrando lo que nadie imaginaba.

Dallan en el hospital

Este es Dallan Clowards, nació en Utah, Estados Unidos, hace 30 años.

El niño tiene el síndrome de Wolf-Hirschhorm (WHS), una rara enfermedad genética generada por problemas en el cromosoma 4.

Dallan con un personal estéreo

Los afectados pueden experimentar retraso en su crecimiento y desarrollo, además de problemas para la alimentación y la ganancia de peso. También, las actividades motoras como levantarse, sentarse y caminar, se ven significativamente retrasadas.

Dallan en un carrito de bomberos

Cuando nació, los médicos le aseguraron al padre que, por su condición, el niño no sobreviviría más de dos años.

Dallan con su padre Chad

Sin embargo, Chad estaba convencido de que esto no sería así, por lo que dedicó sus esfuerzos para mejorar la calidad de vida de su hijo.

Dallan con una guitarra

Gracias a su padre, Allan dejó boquiabierta a toda la comunidad médica. El 12 de agosto de este año, cumplirá 30 años. La vida ha sido una experiencia llena de aprendizajes, hoy, junto a su padre, tienen muchas razones para celebrar.

Dallan junto a su familia

Para celebrar, su padre ha planificado treinta días de fiesta, donde harán actividades cotidianas para muchos, pero bastante difíciles para un enfermo con el síndrome de Wolf-Hirschhorm.

Dallan de visita en el Gran Cañón

El festejo incluye actividades como subirse a la montaña rusa, andar en bicicleta, viajar en tren e ir a la nieve. Ya han visitado el Gran Cañón del Colorado y en la lista siguen Disney y México.

Dallan en su paseo

“Era importante para mí hacerle algo especial y que supiera los logros que ha hecho en su vida hasta ahora, y todo lo que ha hecho por mí también”, declaró el padre en un programa televisivo.

Dallan juega béisbol

Aunque su futuro es incierto, padre e hijo son optimistas:

“Uno de sus verdaderos milagros fue que aprendió a caminar a los 14 años, pues casi todos los niños con este síndrome no llegan ni siquiera a sentarse. Me encanta ver como Dallan continúa desafiando las probabilidades”, cuenta Chad, su padre.

Dallan y su padre en una montaña rusa

¿Qué te parece la historia de este padre y este hijo? Cuéntanos en los comentarios.

Fotos: chadanddallan – Instagram.com