Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Los doctores le dijeron que su bebé “murió antes de nacer” y al día siguiente ocurrió lo inesperado

La mujer vivió angustiantes horas situación en el que debió ser uno de los mejores días de su vida, a raíz del informe médico sobre su hijo. 

Uno de los momentos más felices en la vida de cualquier mujer, se transformó en una devastadora experiencia para Sam Pothecary.

Y es que mientras la mujer daba a luz en plena cesárea, uno de los médicos le informó que jamás escucharía respirar a su bebé pues probablemente ya estaba muerto.

Pese a la horrible noticia, los padres no se dieron por vencidos y le rogaron a los doctores que buscaran la forma de salvar al pequeño. Ante esto, los especialistas cambiaron de procedimiento y decidieron realizar un parto natural. Tras ocho horas de trabajo, Sam logró tener a su hijo entre sus brazos.

“La matrona corrió llorando para avisar a todos los médicos que el bebé estaba vivo. Nadie lo podía creer. Matt y yo lloramos de la emoción y nos dimos cuenta que el doctor había cometido un terrible error porque dijo que mi hijo había muerto dentro de mí”, contó la madre a The Sun.

Luego de su nacimiento, el pequeño Archie tuvo que ser sometido a cuidados intensivos, puesto que los doctores le habían inyectado tóxicos medicamentos a Sam al pensar que su bebé no estaba vivo, los cuales podrían haberlo afectado y generado daño cerebral.

Tras varios meses de tratamiento, Archie logró recuperarse. Pero esto no calmó a los padres, quienes decidieron demandar al hospital, cuyos médicos les ofrecieron disculpas y compensaron a la familia.

Afortunadamente, todo quedó en el pasado de estos felices padres, puesto que actualmente Archie tiene cuatro años y es un niño muy saludable, además de muy alegre.

10906054_835176093214568_6983781851106695397_n

Fotos: Sam Pothecary – Facebook

pixel