Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

El hombre que lucha por salvar a los hambrientos refugiados de Siria

Un día cualquiera en un mercado griego, dos niños peleaban por un pedazo de comida que estaba en un basurero. Era el año 2009, cuando la economía de este país colapsó y Konstantinos Polychronopoulos, mejor conocido como Kosta, había perdido su trabajo. El resto de la gente parecía ignorarlos, pero él tenía una opinión propia.

polychronopoulos

“Pensé que era algo horrible e inaceptable, a la gente le debería importar. Es por esto que decidí hacer algo al respecto.”

Al día siguiente, preparó diez sandwiches de queso e intentó dárselos a gente en la calle. Sin embargo, no lo recibieron como esperaba. La gente era muy orgullosa para comérselos, hasta que se sentó con ellos a comer. Desde entonces cocina y come con gente en todas partes de Grecia.

A esto se dedicaba, cuando otra crisis comenzó en la zona: la peor crisis de refugiados que se ha visto desde la Segunda Guerra Mundial. Fue entonces cuando Kosta conoció a Darine y Batul, ambas niñas de origen sirio que llegaron a la isla griega de Lesbos escapando a la guerra que azota a su patria.

dyb

Darine y Batul

Ambas se ofrecieron como ayudantes de cocina de Kosta y lo asisten en su nueva misión. Enhorabuena, ya que a mediados de Agosto se estimó que Lesbos estaba recibiendo 2.000 refugiados por día. Y Kosta, junto con los miembros de “O Allos Anthropos” (lo cual es griego para “El Otro Humano”), los espera con un plato caliente de comida todos los martes, jueves y viernes. Al no contar con auspiciadores externos, hacen lo que pueden con lo que tienen. Quizás no puedan arreglar la crisis, pero se intentan asegurar que todos tengan algo para comer.

k

Kosta en el campamento de refugiados de Kara Tepe. Fotos por Annia Ciezadlo

Personas de Irak, Siria y Grecia participan en la preparación de comida. Una vez que está lista, los niños llegan literalmente corren.

f

Luego, todos se sientan a comer juntos. Y esto es parte clave del concepto iniciado por Kosta, pues para él esto no es una caridad, sino una “cocina social”. Un movimiento de ciudadanos que se juntan días específicos de la semana a cocinar y comer con los hambrientos, desempleados, sin hogar y, ahora, con los refugiados.

r

Darine, Batul y Abdo

¿Y este niño?

n

Él puso esta cara al saber que todo era gratis. ¿Encuentras igual de increíble este movimiento iniciado por Kosta? ¡Compártelo y haz que más gente conozcan esta historia!