Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La indignante forma de pedirle “perdón” a un hombre que fue encarcelado 31 años por error

Lawrence Mckinney fue acusado por un crimen que no cometió. Al salir de la cárcel, fue compensado con un ridículo monto de dinero.

Su vida cambió drásticamente en octubre de 1977, cuando fue involucrado en el robo y violación a una mujer en Memphis. Lawrence Mckinney, en ese entonces de 22 años, fue identificado por su vecina, como uno de los agresores, junto a otro hombre del barrio. Un año más tarde el tribunal lo declaró culpable y lo condenó a 115 años de cárcel por ambos delitos.

Después de 28 años preso, McKinney aceptó los cargos por robo -aunque no los de violación- con la aspiración de que esto le permitiera reducir su condena, explicó su abogado en una entrevista a CNN.

lawrence 1

Pero en el 2008 el caso tuvo un vuelco inesperado. Gracias a los avances de la ciencia y mediante un examen de los restos biológicos encontrados en la cama de la mujer violada, se comprobó que había manchas de tres personas, pero ninguno correspondía a McKinney. Las pruebas de ADN confirmaban la presencia de la víctima y del otro hombre condenado, publica TKM.

Esta concluyente prueba permitió que al año siguiente McKinney fuese puesto en libertad. Aunque parezca increíble, como compensación por los 31 años que estuvo preso por error, el sistema penitenciario de Estados Unidos le entregó un cheque de 75 dólares, lo que no pudo cobrar hasta tres meses después, por no tener la cédula de identidad en vigencia.

lawrence 2

La irrisoria suma de dinero con que fue recompensado se debe a que la Junta de Libertad Condicional decidió que podía salir libre, pero se negó a exonerarlo por los delitos que fue condenado. Sin embargo, su caso entró nuevamente en revisión, gracias a lo cual podría optar a una indemnización de un millón de dólares.

“Aunque he pasado más de la mitad de mi vida en prisión, encerrado por un crimen que no cometí, no tengo amargura ni estoy enfadado con nadie”, dice McKinney, quien se casó con una mujer con la que se escribía mientras estuvo en prisión.

Fotos: Capturas de YouTube.

pixel