Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Lo despidieron de su trabajo con un mensaje de texto por asistir al nacimiento de su hijo

Este trabajador dijo adiós al 2016 de una forma agridulce debido a la intransigencia de sus empleadores. 

Lamar Austin es un veterano de guerra de 31 años, prestó servicios al Ejército de Estados Unidos durante seis meses en Irak como especialista en municiones. Anteriormente había desempeñado funciones en una fábrica de aceites para cocina y como guardia de seguridad en un supermercado de la cadena Target.

Salerno Protective Services le ofreció un trabajo como guardia por 90 días a prueba antes de pasar a ser contratado. Llevaba aproximadamente un mes cuando su esposa, de 26 años, comenzó a tener contracciones y síntomas de parto.

Pocos días antes del año nuevo, el 28 de diciembre, su jefe le pidió si podía asistir en reemplazo de otro guardia que no pudo llegar debido a la intensidad de una tormenta de nieve. Austin le dijo que no podría reemplazarlo debido a que prefería acompañar a su mujer debido a que presentaba síntomas de que pronto tendría a su nuevo bebé.

Las labores de prenatal lo obligaban a acompañarla en caso de cualquier emergencia. Los síntomas de su esposa se alargaron un par de días más de lo esperado, y Lamar ya había pedido tres días extra para poder acompañar a su mujer.

Austin ya había sido designado por sus superiores para trabajar el viernes 30 y el sábado 31, y justamente este último día, su esposa ingresó a la sala de parto. Ante la compleja situación, decidió escribirle a su jefe diciéndole que probablemente su ausencia se iba a alargar.

Ante esto, lo que obtuvo una fría respuesta de su empleador: Estás forzándome la mano, si no estás en el trabajo mañana a las 8.00 vamos a despedirte”. Austin decidió, que sin importar nada, no se perdería el nacimiento de su hijo, la familia está antes que todo, no les voy a dar la espalda por un empleo”, declaró Lamar Austin al periódico local Concord Monitor, y agrega que no quería hacer parecer como que quisiera seguir faltando al trabajo, ni tampoco causar problemas”.

Su hijo Cainan nació y se conviritió en el primer bebé del 2017 nacido en Concord. Hecho por la que la familia de Austin ya había sido noticia anteriormente en la ciudad.

A las 1 de la mañana en el día de año nuevo, minutos después del parto, recibió un mensaje de su jefe: “a partir de este momento estás despedido”. Era un mensaje grupal junto a muchos números que no tenía registrado. Lamar respondió con un simple “ok”, estaba en el hospital, había sido una larga noche. No iba a intentar discutir con nadie mientras mi mujer estaba en parto” declaró.

Pese a que la empresa estaba en todo su derecho al poner fin a la relación laboral, debido a que era un trabajo a voluntad (at-will employment), podrían haber actuado de manera más humana” declaró al periódico el abogado Andru Volinsky, especialista en asuntos laborales. Por su parte, al ser consultado por el Concord Monitor, los ejecutivos de Salerno Protective Services se negaron a brindar declaraciones.

No obstante, las perspectivas laborales para Lamar parecen ser mejor que nunca. Desde la publicación de su historia en medios locales y portales online como Buzzfeed, se han organizado campañas de recolección de fondos para apoyar a la familia Austin y ha recibido en los últimos días por lo menos tres ofertas de trabajo provenientes de personas que leyeron su historia.fundmelamar

Ante el buen recibimiento de su historia, Austin asegura que siempre voy a elegir a mi familia, a veces pierdes algo pero obtienes otra cosa mucho mejor en recompensa”.

Fotos: GoFundMe / Twitter / Concord Monitor

pixel