Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Llevaban 75 años casados y se hicieron una promesa que cumplieron el día de su muerte

Jeanette y Alexander Toczko, de San Diego, California, estuvieron casados durante 75 años y siempre les dijeron a sus hijos que cuando llegase el momento de su muerte querían morir en su propia cama, en los brazos el uno del otro.

75years2

Su hijo Richard remarca que sus padres siempre “odiaron estar lejos el uno del otro. Tuvieron una relación de larga duración. Desde que tenían ocho años eran novios”.

ht_toczko_anniversary_mm_150630_12x5_1600

Su hija, Aimee Toczko Cushman, agrega que “sus corazones latían como uno desde que tengo memoria. Mi padre llevaba una foto de mi madre en su primera comunión en su billetera a todos lados”.

Casados en 1940, la pareja incluso tuvo que soportar que Alexander fuera a la guerra, era un veterano de la Segunda Guerra Mundial, de donde retornó airoso a los brazos de su amada.

Alexander también tenía un segundo amor, el golf, al cual jugaba con regularidad. Aparentemente en uno de sus visitas al Curso de Golf Balboa se cayó y se le rompió la cadera, con lo cual su salud decayó rápidamente.

jeanette_alexander_toczo_color_1435629649406_20515564_ver1.0_640_480

Cuando vieron que el final se acercaba los servicios de salud colocaron una cama al lado de la cama de su esposa. Cuando ella preguntó que día era, sus hijos le dijeron que era el 29 de junio, el día de su aniversario, el día en que cumplían 75 años al lado el uno del otro.

La familia compró flores y globos para celebrar mientras yacían en la cama. “Mi madre estaba entusiasmada hasta la muerte”, declaró Aimee, “porque sabía que habían llegado a su objetivo, habían cumplido todos esos años juntos y ahora se iban a despedir juntos”.

2A1DE98200000578-3144803-image-m-64_1435683182980

Finalmente la familia los dejó en soledad para que pasaran sus últimos momentos en compañía.

Él murió en sus brazos a las pocas horas. Ella lo abrazó y le dijo que había cumplido su deseo y que pronto estaría con él, que lo espere.

jeanette_alexander_toczo_last_1435629649972_20515565_ver1.0_640_480

A las 24 horas, ella también falleció. Como dicen sus hijos: “Entraron al cielo tomándose de las manos”.