Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Llevaba 16 días en coma tras un grave accidente hasta que su hijo autista hizo lo inesperado

Como cualquier día, Danielle Bartley fue a dejar a su hijo, Ethan de 6 años, y otros niños a la escuela, para después irse a una reunión. Llovía mucho y Danielle decidió que iba a parar en la próxima estación y esperar.

“El tiempo era tan horrible que apenas se podía ver el coche de delante”, recuerda.

Entonces, perdió el control. Su auto resbaló con un gran charco de agua en el medio de la carretera.

“Yo sabía que había tocado el agua, porque vi el reflejo de mi coche en el agua, pero era demasiado tarde. Pensé “Oh Dios, esto es realmente, muy malo”.

El coche rodó siete veces a través de la autopista, hasta un terraplén. El cuerpo de Danielle se retorcía de un lado a lado, a pesar de tener el cinturón de seguridad.

“Todo sucedió tan rápido, pero no había tiempo para tanto correr por mi mente. Todo era Ethan, Ethan simplemente… Me quedé pensando: ‘¿Qué va a hacer? ¿Quién va a cuidar de él? ¿Quién va a decirle?'”.

El carro destruido después del accidente

Seis o siete coches se detuvieron y los conductores corrieron en su ayuda.

“Esas personas se pusieron en tanto peligro, mi carro podría haber explotado en cualquier momento”.

Danielle delirante, llamaba a Ethan, quien sufre de autismo. La gente estaba preocupada de que hubiera ido en el carro un niño, sobre todo porque no había nadie en el asiento de atrás.

“Me desabroché el cinturón de seguridad y recuerdo que pensé, ‘Bien, me voy de aquí’, pero luego me di cuenta de que no podía mover nada excepto mi brazo izquierdo y los ojos. Mis piernas estaban atrapadas y no podía sentir la espalda o el cuello.”

Tomó 45 minutos y que llegaran cuatro carros de bomberos para sacar Danielle de su automóvil. Los paramédicos lucharon para mantenerla viva, había tanta sangre que los médicos no podían ver en qué lugar estaba herida.

Se había roto la espalda y el cuello en varios lugares; había recibido un golpe en el cráneo, y había tragado tanto vidrio roto que su garganta estaba mal. Los médicos le dieron a Danielle fuertes drogas y perdió la conciencia.

Danielle pasó los siguientes 16 días en estado de coma. Los cirujanos trataron de reconstruir su brazo con placas de metal durante la cirugía que duró 36 horas, pero cuando su estado se deterioró y se desarrolló septicemia, se vieron obligados a amputarlo.

Danielle muestra su brazo

“Mi madre dijo que pidió a los médicos para salvar mi vida, diciéndoles que yo era una madre soltera.”

Durante este tiempo, a Ethan no se le permitió visitar el hospital a causa de lo traumático que habría sido para él ver a Danielle en ese estado. Por suerte, su mejor amiga Kasie cuidó de él.

“Mi mamá y papá estaban preparando Ethan para lo peor, porque mi cerebro se había hinchado tanto y los médicos no estaban seguros si lo lograría. Ethan le preguntaba a su niñera si yo iba a morir.”

Desesperados, los padres de Danielle grabaron un mensaje de Ethan que decía:

“Hola mamá, soy yo. Estoy con la niñera y haz lo que dicen los médicos para que puedas estar mejor y que despiertes pronto. Te quiero mamá.”

La madre de Danielle se quedó junto a la cama de su hija, reproduciendo la grabación una y otra vez, y diciéndole todas las cosas Ethan había estado haciendo en la escuela. Finalmente, después de 16 días de agonía, Danielle se despertó.

Danielle y su hijo Ethan

“Mamá y papá estaban llorando a mi lado, pero no podía hablar a causa de los tubos en la garganta, y las laceraciones por la ingestión de vidrio. Seguí tratando de decir que lo sentía, pero yo realmente no sabía por lo que estaba disculpándome.”

Danielle se quedó en el hospital durante cinco semanas, recuperando poco a poco su fuerza.

Danielle en el hospital

Milagrosamente, aprendió a caminar de nuevo. Aunque Danielle perdió su brazo, además de tener incapacidad para mover su cuello, ella es ahora capaz de hacer una vida casi normal.

“Después del accidente, me despertaba casi todas las noches y encontraba a Ethan acurrucado en el extremo de la cama. Se preocupa por mí mucho más ahora, y tiene ataques de pánico cuando llueve. A pesar de que yo estaba en un estado de coma, sigo teniendo recuerdos extraños. Estoy segura de que fue su voz la que me despertó. Todavía escucho la grabación de todos los días.”

Danielle ya recuperada junto a su hijo

“Podría haber sido peor. Todavía estoy viva, y doy gracias a Dios de que Ethan no estaba en el carro. La gente me pregunta cómo afrontar la situación, pero no tengo más remedio que seguir adelante.”

Danielle y Ethan llevaron regalos a la sala donde los médicos le salvaron la vida y esto le hizo darse cuenta de lo afortunada que había sido.

“No se puede simplemente estar en cama todo el día y llorar por eso, tu brazo no va a volver a crecer y el cuello no va a moverse. Fue un accidente horrible, pero fue sólo un accidente, después de todo.”