Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

Las macabras fiestas sexuales de la “Madame”, la colombiana que convertía a niñas en prostitutas

Liliana del Carmen Campos Puello era una de las mayores proxenetas de una red dedicada a la explotación sexual.

La “Operación Vesta I” produjo un verdadero terremoto durante este fin de semana en Cartagena, Colombia. Liderada por la Fiscalía y la Policía Nacional, permitió la captura de 18 personas, que integraban una red de explotación sexual de menores de edad colombianas y venezolanas.

Entre los detenidos se encuentra Liliana del Carmen Campos Puello, conocida en el mundo de la trata de personas y prostitución infantil como la “Madame”, pues se encargaba de acudir a los barrios más populares de la ciudad para contactar a niñas y adolescentes. 

De acuerdo a la investigación, la mujer las invitaba a fiestas en yates, fincas y hoteles para relacionarlas con los clientes. Un día antes de cada evento, la “Madame” hacía una pasarela para seleccionar a las niñas que participarían de las reuniones sexuales, recoge El Heraldo.

Así creó un catálogo que era distribuido internacionalmente en una red de trata que opera especialmente en islas del Caribe. Luego de “vender” algunas, engañaba a las niñas diciéndoles que trabajarían de modelos por unos días, las ayudaba con los pasaportes, y hasta les daba dólares para su estadía. Pero cuando las víctimas llegaban al otro país, eran despojadas de sus documentos y pertenencias, y explotadas sexualmente sin posibilidades de regresar.

“Alias Madame registra antecedentes penales por tráfico de heroína y permanencia e ingreso irregular a Estados Unidos. Además, sería la encargada de manejar un corredor sexual en la zona de las playas, y contaría con una capacidad logística y de contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandan servicios sexuales de varias mujeres”, afirmó la Fiscalía en un comunicado.

Las autoridades también pudieron establecer que las víctimas eran sometidas a aberraciones sexuales sin paga hasta “graduarse” de una escuela de proxenetismo y poder ejercer la prostitución. Después de ello, participaban en orgías sexuales donde la “Madame” cobraba 1.040 dólares por noche, y solo pagaba a las menores unos 340 dólares.

Fotos: Redes sociales.

pixel

Etiquetas