Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La verdadera razón de por qué las “chicas feas” usan lentes en las películas y teleseries

En todas las películas y teleseries en que las protagonistas son caracterizadas como poco agraciadas, las mujeres llevan grandes gafas, como si este accesorio fuera un símbolo de fealdad.

La historia de la mujer fea que se enamora de un hombre inalcanzable continúa siendo la trama de muchas películas y telenovelas, cuyo fin es que la chica se transforme en una bella fémina de la cual el protagonista masculino termina enamorándose perdidamente.

En todas las caracterizaciones de las mujeres poco agraciadas, aparte de vestirse de una manera poco atractiva, de tener un poco de sobrepeso y acné, de ser muy inteligentes y no maquillarse, todas usan anteojos grandes y anticuados que las hacen verse ridículamente nerds o freaks.

El famoso escritor de ciencia ficción, Isaac Asimov criticó el uso de las gafas como un símbolo de fealdad, postulando que este objeto es un signo del conocimiento e intelectualidad, algo que sería poco atractivo y que explicó claramente en su ensayo “El Culto de la Ignorancia”, segmento que fue publicado por un fanático del autor en su cuenta de Twitter:

“El cliché al que me refiero es aquel en el que se asume que una magníficamente bella actriz, a la que podríamos llamar Laura Lovely, es fea, dado que lleva gafas. Esto ha sucedido una y otra vez. Laura Lovely es una bibliotecaria o una profesora de colegio (los dos trabajos femeninos que, bajo las convenciones de Hollywood, garantizan soltería e infelicidad), y naturalmente lleva grandes gafas de carey (el tipo más intelectual) para indicarlo.

Para cualquier hombre práctico en la audiencia, la imagen de Laura Lovely con gafas evoca una reacción de ningún modo distinta a la visión de ella misma sin gafas. Y sin embargo, para la distorsionada visión del actor interpretando el papel de héroe de la película, Laura Lovely con las gafas puestas es común. En un momento de la película, una amable amiga de Laura, que conoce las verdades de la vida, le quita las gafas. De repente, resulta que puede ver perfectamente sin ellas, y nuestro héroe cae enamorado apasionadamente de la ahora bella Laura, y hay un perfectamente glorioso final.

¿Hay alguna persona viva tan obtusa para no ver que (a) la presencia de gafas de ningún modo arruina el aspecto de Laura y que nuestro héroe debe estar completamente al tanto de ello, y que (b) si Laura llevara gafas por algún motivo en concreto, quitárselas provocaría que besara al hombre equivocado, dado que probablementente no podría diferenciar una cara sin ellas?

No, las gafas no son gafas en el sentido literal. Son un mero símbolo, un símbolo de la inteligencia. A la audiencia se le enseña dos cosas: (a) la evidencia de que mucha educación es un obstáculo social y provoca infelicidad; (b) la educación formal es innecesaria, puede ser minimizada a voluntad y el resultado del limitado desarrollo intelectual conduce a la felicidad.”

Asimov

Lo sorprendente es que Asimov escribió este planteamiento en 1956 para arremeter en contra de los estereotipos que se presentaban en las cintas de Hollywood, pero esta figura la continuamos viendo en films y series actuales, como la popular “Yo soy Betty, la fea” o “Stranger Things”.

Según lo publicado por Magnet, otras películas han realizado parodias en que hacen referencias al mismo estereotipo, por ejemplo, en “No es otra estúpida película americana”, la protagonista se transforma en una sola escena, cuando su amiga le quita los anteojos y descubre la belleza que posee.

Fotos:  @DoktorAndy – Twitter / Wikipedia

pixel