Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La extraña enfermedad que podría matar a esta joven con sólo pararse de su silla de ruedas

El síndrome de taquicardia ortostática postural tiene a Vicky Nash, de apenas 28 años, haciendo su vida desde una silla de ruedas.

Esta enfermedad que ocasiona que el pulso aumente a niveles críticos, tan altos como 180 latidos por minuto, con el simple hecho de estar de pie; en otras palabras, produce la pérdida de control del rango cardíaco, lo que significa que el paciente tiene un pulso de reposo de 150 por minuto, cuando lo normal va desde los 60 hasta los 100.

Vicky-Nash-7_2854852a

Además, esta condición, para la que aún no existe cura, ha contribuido con la aparición de una fibromialgia, dolor y sensibilidad muscular generalizados, que tienen a Vicky en constante agonía.

La mujer sólo puede estar en su silla de ruedas o acostada. Su peso ha disminuido drásticamente a menos de 40 kilos, ya que no sólo tiene que estar prácticamente inmóvil, sino que tampoco puede comer alimentos sólidos.

Sumado a esto, la oriunda de Gran Bretaña convive todos los días con la muerte, puesto que un ataque al corazón es inminente por la tensión generada por el bombeo frenético que genera su condición.

Vicky-Nash-6_2854851a

“No puedo pararme sin desvanecerme. Estoy constantemente mareada y con migrañas, la presión de la sangre en mi cabeza es insoportable. No puedo hacer nada en este momento, estoy atorada entre el sofá y mi silla de ruedas y me estoy desesperando como cualquiera lo haría. Esta no es vida para una joven de sólo 28 años”, relató la mujer.

Vicky-Nash_2854853a

“Siento que realmente se ha vuelto algo de vida o muerte. No puedo vivir así, si hasta darme vuelta en la cama significa que mi ritmo cardíaco se acelere y me deje mal. No hay un cura y yodo lo que puedo hacer es tratar de estabilizar mi ritmo y detener el daño. No es que quiera correr una maratón o algo así, simplemente deseo poder salir al jardín por cinco minutos, hacerme cargo de mis necesidades básicas”, agregó Vicky.

La joven, actualmente, está al cuidado de su pareja, quien abandonó su negocio de sandwichs para dedicarse 100% a ella, mientras logra reunir los fondos para ir a una clínica privada donde puedan nivelar y estabilizar su acelerado corazón.