Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La pesadilla de la modelo que comía sólo 3 manzanas al día para ser top

Victoire Maçon Dauxerre hacía de todo para seguir siendo una top model. Apenas comía para poder mantener su peso de apenas 47 kilos y así poder entrar en una talla 32. Su mala alimentación le significó caída del pelo, tener principio de osteoporosis y la presión arterial por el suelo.

Estaba dentro del selecto grupo de las 20 modelos más demandadas por firmas como Alexander McQueen, Miu Miu o DKNY. Pero todo terminó cuando su mala alimentación le causó sufrir de anorexia. Estaba tan mal que incluso se le había retirado la menstruación y era recurrente que se desmayara.

Bientôt un vent nouveau sur la planète mode?… ??? #fashion #fashionweek #hope #model #anorexia #anorexiarecovery #healthy #beauty #jamaisassezmaigre

A photo posted by Victoire Maçon Dauxerre (@victoiredauxerre) on

“Me mataba de hambre para perder 10 kilos en un mes. Solo tomaba tres manzanas al día. Y agua con gas, que llena el estómago. Una vez a la semana me estaba permitido comer pollo o pescado”, relata la joven de 24 años que lanzó el libro “Jamás se es demasiado delgada. Diario de una top-model”, con el cual intenta ayudar a otras jóvenes para que nunca lleguen al estado en que ella estuvo. Aunque reconoce que nunca nadie le dijo de forma explícita que debía perder peso, sí había otras formas de “obligar” a las modelos para que se deshicieran de esos kilos. “‘En septiembre harás las Fashion Weeks, la talla es 32-34 y debes entrar en ellas’. Es en ese momento cuando tendría que haberme ido”, reconoce.

Déterminée à dénoncer et stopper l’incitation à la maigreur! Demain à 17h55 dans .@50min_inside sur .@TF1 with model @rosalienelson Vote for her petition on change.org to bring the law to the UK!! change.org/ModelsLaw #ModelsLaw #jamaisassezmaigre #anorexia #anorexiarecovery #fashion #fashionweek #beauty #healthy #model A photo posted by Victoire Maçon Dauxerre (@victoiredauxerre) on

Victoire agrega que en las fotografías le hacían retoques para añadirle volumen, ya que tenía las mejillas hundidas y los brazos muy delgados.

Asegura que lo que ella hizo y cuenta no es algo aislado. El problema es que hay una verdadera ley del silencio donde nadie dice las verdades de esta industria. “Las chicas que siguen trabajando dirán que miento porque quieren seguir desfilando o haciendo campañas, pero no hablan porque no pueden decir nada: hay una verdadera ley del silencio en este mundo”, asegura.