Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La misteriosa desaparición de los primeros habitantes de la Isla de Pascua

Al vivir en un pequeño y aislado terreno en una remota isla en el Pacífico, pocos podrían culpar a los Rapanui por asesinarse entre ellos todo el tiempo. Sin embargo, contrario a la creencia popular sobre el fallecimiento de los enigmáticos habitantes de la Isla de Pascua, nuevos hallazgos arqueológicos sugieren que es posible que no se hayan exterminado entre ellos en violentas guerras.

Localizada a más de 3,500 kilómetros al oeste de Sudamérica, se piensa que la Isla de Pascua fue la primera tierra en ser colonizada por los polinésicos en el siglo 13. A pesar de su paisaje aparentemente desolado sin recursos naturales, la civilización Rapanui que surgió allí invirtió mucho en la creación de más de 1,000 enormes moais, las icónicas cabezas de piedra que caracterizan a la isla.

Muchos investigadores han sugerido que las prácticas poco sustentables como esta precipitaron un colapso ambiental, provocando conflictos mortales entre los habitantes conforme los recursos en la isla se iban agutando, y eventualmente llevaron a su desaparición. Y aunque esta visión se ha convertido en la más aceptada, evidencia más reciente ha comenzado a desafiar esta creencia.

Estudiando eventos históricos escritos por los primeros europeos llegados a la isla en 1722, en combinación con estudios arqueológicos de artefactos antiguos, algunos investigadores han comenzado a sugerir que los Rapanui, de hecho, tenían una relación equilibrada con su medioambiente, y podrían haber sido destruidos por enfermedades traídas desde el Mundo Antiguo.

En una nueva investigación publicada en Antiquity se ha revelado una nueva duda sobre el popular escenario de “colapso”, indicando que la guerra extendida en la isla podría ser una falacia histórica. Para llegar a esta conclusión, los autores examinaron herramientas de obsidiana llamadas mata’a, las que han sido encontradas en gran número a través de la Isla de Pascua, y han sido identificadas como cabezas de flecha usadas en antiguos conflictos.

mataa

Después de examinar 118 mata’a recolectados de cuatro separados sitios en la isla, y estudiar las fotografías de otros 305, los investigadores notaron que estos ítems probablemente no eran armas, y tenían más probabilidades de ser herramientas multipropósito. Se describe cómo las muestras variaban mucho en forma, más que adherirse a una forma de lanza definitiva que se esperaría de una cabeza de flecha.

De hecho, ninguno de los mata’a incluidos en el estudio parecían tener forma de cabeza de flecha, llevando a los investigadores a concluir que habrían sido armas extremadamente malas, incapaces de perforar la piel y no más amenazantes que cualquier otra piedra.

Yendo más allá, luego de examinar cortes y marcas en las superficies de las mata’a, los investigadores encontraron evidencia de que habían sido usados para una variedad de propósitos como tallar, cortar y moler, por lo que se sugiere que no eran instrumentos de guerra, sino que herramientas de uso general.

Previamente, la presencia de estos mata’a en la isla había entregado una de las más claras evidencias de la guerra extendida entre los Rapanui, pero esta versión de la historia parece haber sido desacreditada en el nuevo estudio. Sin embargo, los autores aclaran que, aunque sus hallazgos parecen borrar el uso de los mata’a como armas mortales, esto no significa necesariamente que no hayan habido episodios de violencia entre los habitantes de la isla.

 

Fuente: IFL Science