Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La maltrataron en una boda por verse bien con este vestido y su reacción es para aplaudirla

Las bodas deben ser una ocasión para celebrar el amor. Pero, por desgracia, cuando Liz Krueger asistió a la boda de un amigo, la atención fue más sobre el vestido que llevaba, que en la boda.

La instructora de fitness asistió a la fiesta en un vestido corto y muchos no estuvieron de acuerdo con esa opción. No encontraron nada mejor que molestarla, diciéndole cosas feas o simplemente echándole cerveza en su vestido.

Liz Krueger con su hija

Pero su reacción a la intimidación y el acoso es inspiradora. En lugar de dejar que la hicieran sentir mal, se divirtió en la boda y compartió una lección de que todo el mundo puede aprender a lo que se enfrentaba.

Ella dijo por Instagram que está empezando un movimiento llamado #KruegerKindness (#AmabilidadKrueger en español), para desafiar a las mujeres a apoyarse una a la otra a través de voluntariados y actos de bondad al azar.

Publicación en Instagram

“Si solo hubiese sabido que escoger este vestido para una boda en un día de 30º iba a significar que muchas mujeres iban a ser desagradables conmigo, o que me pegaran palmadas en el trasero como si estuviese ahí sola. Cito: ‘Yo era un desafío para sus amigos, porque era el objetivo’. Luego vaciaron una cerveza entera en mi brazo ¡Solo uno de muuuuuchos buenos actos de la noche! Sí. Eso pasó.

Buenas cosas para tener el cuero grueso, ser capaz de reír de las cosas y no tomarlo personal, y tener buenos amigos/esposos a mi lado. Independiente, tuvimos una gran y buena noche y ningún comentario de mujeres inmaduras me podrían entristecer como invitada de la boda :)”, escribió la chica en Instagram

Liz junto a un amigo

“Si quieres unirte a mí en este movimiento, compartan sus historias en los medios de comunicación social con #KruegerKindness y vamos a matar a todos los chicas malas con amabilidad”, escribió.

Campaña de Liz

Es triste que las mujeres reaccionemos de manera machista cuando vemos que una de nosotras se ve bien o tiene éxitos personales. Sin embargo, como muestra Krueger, no tiene por qué ser así: Las mujeres también pueden crear un gran sistema de apoyo de una a la otra. Tenemos que aprender a ser empáticas. Finalmente si no somos así nosotras, quién lo va a ser.