Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La impactante y milagrosa historia de la bebé que nació dos veces

A las 16 semanas de gestación los médicos descubrieron que la bebé tenía un tumor y esto fue lo que hicieron.

Puede parecer el argumento de una película coreana, pero es una historia real que sucedió en Houston, estado de Texas, en Estados Unidos. Margaret Boemer tenía 16 semanas de su tercer embarazo y cuando se hizo la ecografía correspondiente a ese periodo, los médicos le dijeron que su bebé tenía un tumor y que su corazón estaba fallando.

Ellos le dijeron a la joven madre que había dos opciones. La primera era abortar, por el peligro para ambas, mientras que la segunda, someterse a una riesgosa cirugía fetal. Ella y su marido querían que la niña naciera, así que optaron por la intervención quirúrgica, publica NBC4I. 

La bebé, de nombre Lynlee, tenía un tumor llamado teratoma sacrococcígeo, que aparece antes del nacimiento y crece en el coxis del bebé.  “Algunos de estos tumores pueden ser tolerados. El feto lo tiene y puede nacer con él y se le quita. Pero en la mitad de las veces causan problemas debido a que dificultan la circulación de la sangre”, explicó a CNN el doctor Darrell Cass, cirujano y co-director del Centro Fetal de Niños de Texas.

A las 23 semanas y 5 días de embarazo, el doctor Cass realizó la cirugía, que duró cinco horas. En ese momento el tumor estaba a punto de ser más grande que la bebé. El médico dijo que usualmente la parte de quitarle el tumor al feto es rápida y que lo único complicado es abrir el útero, pero dadas las proporciones del tumor que tenía la pequeña se necesitaba hacer una incisión muy grande, así que al final tuvieron que sacar a la bebé del útero.

bebe 2

La cirugía fue un proceso complejo. El ritmo cardíaco de Lynlee comenzó a bajar, casi hasta detenerse, pero afortunadamente el cardiólogo logró contener la situación. Cuando terminó la operación los médicos volvieron a colocar a la bebé dentro del útero y lo cosieron.

Después de la intervención, Margaret Boemer tuvo que permanecer en reposo, y cuando cumplió las 36 semanas, el pasado 6 de junio, dio a luz a Lynlee Hope vía cesárea. La niña volvió a ser operada para quitarle los restos del tumor y unas semanas después pudo irse a su hogar.

bebe 1

En una entrevista concedida al periódico Click 2 Houston, la madre manifestó que el parto fue en realidad “su segundo nacimiento. Fue un alivio poder verla finalmente y ver que ella pudo superar todas las dificultades que tenía. Luego de la cirugía fetal su corazón pudo sanarse mientras yo seguía con el embarazo. Ella ya no tiene problemas con el corazón y está muy bien”.

Fotos: Margaret Boemer – Facebook

pixel