Todos los contenidos que te importan en un solo lugar

La dramática razón por la que nunca verás a un tiburón blanco en un acuario

En enero pasado falleció uno de estos animales en el acuario de Okinawa en Japón. Lo lamentable es que no es el primer caso.

En enero pasado, en el acuario de Okinawa en Japón estaban orgullosos por haber logrado conseguir por primera vez que un tiburón blanco sobreviviera al cautiverio. Sin embargo, tres días después el animal falleció.

El tiburón, de 3.5 metros fue puesto en exhibición un martes pero tras tres días de estar vagando desorientado y golpeándose contra las paredes de cristal del acuario, el único tiburón blanco que existía en cautividad murió en Japón.

Este video lo grabó un visitante que logró registrar al animal mientras aún estaba con vida.

El caso de este tiburón provocó polémica y la organización Blue Planet consideró que su cautiverio fue la causa de la muerte por lo que pidió que se evite tener a estos animales en acuarios.

Pero ¿por qué ocurre esto?

Independiente de las posturas que existan de tener o no animales en zoológicos, el caso del tiburón blanco es especial ya que a diferencia de otros tiburones, todos los intentos por mantener a estos animales en cautiverio han fracasado. Por ejemplo, en 1981, el primer tiburón blanco en sobrevivir una temporada tras ser capturado aguantó sólo 16 días en Sea World, en Orlando, Florida.

Estas son algunas de las razones de por qué no se deben exhibir tiburones blancos en cautiverio.

En primer lugar, porque son animales que necesitan constantemente nadar para obtener oxígeno y así mantener su temperatura corporal. Son especies migratorias que acostumbran a viajar largas distancias. Según señala el sitio Playground, “científicos descubrieron que ciertos especímenes que tenían en seguimiento se desplazaron de una punta a la otra del mundo, uno incluso cruzó el océano Atlántico. No pueden adaptarse a un lugar tan restringido”.

Tiburón blanco

El movimiento es vital para estos animales ya que les ayuda a respirar. Si no están moviéndose, el agua no pasa por sus branquias. Por esto es tan importante que se desplacen en lugares abiertos, algo que los acuarios no les pueden proporcionar.

No se alimentan de animales muertos. Sólo lo hacen cuando la comida es realmente escasa. Por esto, alimentarlos sería un gran problema ya que el acuario tendría que proporcionarles animales vivos para asegurarse de que coma, lo que podría generar escenas que seguramente no se quisiera mostrar a los visitantes.

Además, son animales mucho más agresivos que el resto de los animales marinos, por lo que sería un problema controlar su comportamiento.